Contáctanos

Salud

DÍA MUNDIAL DE LA OBESIDAD – Alianza Contra la Obesidad

COMPARTIR:

Publicado

on

“Rechazar políticas que vilipendien los nutrientes. Abogando por un enfoque interdisciplinario integrado”.

Prof. Carruba (Universidad de Milán): “La obesidad debe integrarse en los niveles esenciales de atención”.

Prof. Paganini (Competere.Eu): “Fortalecer la conciencia alimentaria de los consumidores. Urgente redescubrimiento del equilibrio de la dieta mediterránea”.

Milán, 4 de marzo de 2024 – “La obesidad plantea un desafío global cada vez mayor, a menudo caracterizado como una epidemia invisible que afecta a más de mil millones de personas en todo el mundo, 380 de ellos menores de 15 años. La gravedad de esta epidemia es tal que, para 2030, podríamos ser testigos de una reducción de la esperanza de vida debido a a complicaciones relacionadas con la obesidad, un fenómeno sin precedentes en la historia de la humanidad. Las proyecciones sugieren que para 2035, el número de personas obesas podría elevarse a 4 mil millones, casi la mitad de la población mundial proyectada”. Esta alarmante declaración fue emitida hoy en el Día Mundial de la Obesidad por Michele Carruba, Presidente Honorario del Centro de Estudios e Investigación sobre la Obesidad (CSRO) de la Universidad de Milán, y Pietro Paganini, Presidente de Competere – Política para el Desarrollo Sostenible.

Carruba y Paganini son figuras destacadas de la Alianza Internacional Contra la Obesidad, que se reunió por primera vez el 19 de enero en la Universidad de Milán para inaugurar una serie de simposios internacionales sobre el exceso de desnutrición.

"Hoy en día, la obesidad no está clasificada como una enfermedad en sí misma", explica Carruba, "pero está estrechamente relacionada con numerosas enfermedades no transmisibles, que se encuentran entre las principales causas mundiales de mortalidad".

Según estudios realizados por la Alianza, el costo económico de esta crisis se estima en casi 2 billones de dólares, sin tener en cuenta las pérdidas asociadas con la disminución de la productividad y las ramificaciones sociales del estigma.

Anuncio

“Frente a este escenario”, señala Paganini, autor de 'iFood: Escaping Food Ideology', “es evidente que las actuales políticas de salud pública aún no han dado los resultados deseados. Me refiero en particular a la introducción de un etiquetado nutricional simplificado, como Nutriscore, y a políticas fiscales dirigidas a los alimentos con alto contenido de azúcar y grasas saturadas. Estas medidas restringen inadvertidamente la libertad de elección y socavan la diversidad dietética, al tiempo que vilipendian injustamente nutrientes específicos sin abordar las raíces multifacéticas de la obesidad”.

La Alianza afirma que la obesidad es un problema multifactorial influenciado por una multitud de factores, incluidos la genética, el metabolismo, el estilo de vida y el bienestar psicológico. Esta complejidad subraya la ausencia de una solución única para todos y subraya la necesidad de un enfoque integrado que abarque una nutrición equilibrada, una vida activa y una educación nutricional sólida que fomente el pensamiento crítico y la conciencia.

Según Paganini, es imperativa una acción urgente para “cultivar una cultura centrada en la salud que valore el equilibrio por encima de la imposición, ofreciendo una salida a esta crisis. Educar a las personas sobre la importancia de un estilo de vida equilibrado exige tiempo y dedicación, pero es esencial para preparar a las generaciones futuras para enfrentar los desafíos asociados con la obesidad. Nuestra misión es abogar por políticas e iniciativas que refuercen la educación nutricional y, al mismo tiempo, ampliar el acceso a alimentos nutritivos y opciones de vida activa para todos”.

En este marco multidisciplinario surgió la Alianza contra la Obesidad, encabezada por más de 30 científicos de diversas disciplinas que representan a universidades de toda Europa. El objetivo de esta naciente comunidad científica es obligar a las instituciones a reconocer la obesidad como un problema multifacético, reuniendo a académicos, investigadores y pensadores de campos dispares para abordar colectivamente el flagelo del exceso de desnutrición.

“La obesidad”, añade Carruba, “no debe interpretarse como una falta de regulación de la ingesta de alimentos, sino más bien como una enfermedad derivada de la desregulación del sistema homeostático que rige el metabolismo energético y el consumo de alimentos. La ciencia confirma que la obesidad es una condición tratable y prevenible. Dada su intrincada interacción de factores ambientales, psicológicos y genéticos, abordarlo requiere un enfoque interdisciplinario integrado, incorporando apoyo psicológico, intervenciones farmacológicas o, en casos extremos, intervención quirúrgica. Sin embargo, a día de hoy no contamos con suficientes profesionales médicos capaces de abordar eficazmente el problema de la obesidad. Por lo tanto, es imperativo establecer una nueva especialidad médica dedicada al manejo de esta afección. Con la obesidad aumentando a un ritmo alarmante, incluso una intervención rápida requeriría al menos una década para acumular una cohorte adecuada de médicos competentes. Si no se actúa con rapidez, se corre el riesgo de que el sistema nacional de salud sea financieramente insostenible. En conclusión, es fundamental reconocer la obesidad como una enfermedad e integrarla en los Niveles Esenciales de Atención (Lea)”.

Foto por Luis Hansel on Unsplash

Comparte este artículo:

EU Reporter publica artículos de una variedad de fuentes externas que expresan una amplia gama de puntos de vista. Las posiciones adoptadas en estos artículos no son necesariamente las de EU Reporter.

Tendencias