Contáctanos

Derechos de los consumidores

Hizo compras en línea y quiere su dinero de vuelta? Propuesta de la Comisión de escasa cuantía ayuda a los consumidores y las PYME

COMPARTIR:

Publicado

on

Usamos su registro para proporcionar contenido en las formas en que usted ha dado su consentimiento y para mejorar nuestra comprensión de usted. Puede darse de baja en cualquier momento.

dg_justice-contract_law¿Compró un nuevo televisor de pantalla plana 3D y nunca lo recibió? ¿O pagó a su proveedor en el extranjero y le entregó un producto defectuoso? No se preocupe, existe una forma económica de reclamar su dinero. La Comisión Europea ha propuesto hoy fortalecer la posición de los consumidores y las empresas en disputas transfronterizas de bajo valor. Desde 2007, la UE cuenta con un procedimiento para resolver pequeñas disputas civiles y comerciales sin problemas: el Proceso europeo de escasa cuantía. Seis años después, la Comisión se basa en la experiencia adquirida para hacer que el procedimiento europeo de escasa cuantía sea aún más simple, económico y relevante para los consumidores y las empresas. El cambio clave propuesto hoy elevaría el límite para presentar un reclamo bajo el procedimiento a € 10,000, en comparación con € 2,000 hoy. Las pequeñas empresas serán los grandes ganadores de este cambio, ya que actualmente solo el 20% de las reclamaciones comerciales caen por debajo del umbral de € 2,000.

"Ningún reclamo de consumidores o empresas es demasiado pequeño para que se haga justicia", dijo la vicepresidenta Viviane Reding, comisionada de justicia de la UE. "Habiendo escuchado a los consumidores y las empresas, hoy la Comisión propone normas que harán que un procedimiento verdaderamente europeo sea más eficaz y relevante para la vida cotidiana. En un momento en que la Unión Europea se enfrenta a grandes desafíos económicos, mejorando la eficiencia de la justicia en la UE es clave para restaurar el crecimiento e impulsar el comercio. Hoy, estamos actuando para simplificar el procedimiento de resolución de disputas de bajo valor en nuestro mercado único. Los consumidores y las PYME deben sentirse como en casa cuando compran en el extranjero ".

El proceso europeo de escasa cuantía, que se adoptó en 2007 y se aplica desde 2009, es una herramienta útil que ha demostrado su eficacia. Ha reducido el coste de litigar pequeñas reclamaciones transfronterizas hasta en un 40% y la duración de los litigios de 2 años y 5 meses a una duración media de 5 meses. Sin embargo, hay espacio para la mejora. Un informe de la Comisión sobre el procedimiento europeo de escasa cuantía publicado hoy concluye que el límite máximo de 2 € para presentar una reclamación excluye demasiadas disputas de bajo valor, en particular las disputas que involucran a pequeñas y medianas empresas. Un gran número de disputas también quedan excluidas por la definición estricta de lo que realmente es una disputa `` transfronteriza '', lo que significa que, por ejemplo, un accidente automovilístico en una región fronteriza de otro estado miembro o un contrato de arrendamiento de una propiedad de vacaciones no son válidos. actualmente cubiertos por el Procedimiento.

Anuncio

Por lo tanto, la Comisión está tomando medidas para mejorar la utilidad del procedimiento, mediante la introducción de un conjunto específico de cambios prácticos en la forma en que opera el procedimiento. La propuesta de la Comisión de revisar el Reglamento sobre escasa cuantía incluirá, en particular:

  • Eleve el umbral para presentar un 'reclamo menor' de 2,000 € a 10,000 €. Esto beneficiará notablemente a las PYME, haciendo que el procedimiento sea aplicable al 50% de las reclamaciones comerciales (frente al 20% actual). Los consumidores también se beneficiarán, ya que aproximadamente una quinta parte de sus reclamaciones superan los 2,000 €.
  • Ampliar la definición de lo que es un caso "transfronterizo" para ayudar a más consumidores y empresas a resolver sus disputas transfronterizas.
  • Tasas judiciales limitadas: según el procedimiento de reclamos menores existente, las tasas judiciales pueden ser desproporcionadas, en algunos casos incluso exceder el valor de la demanda en sí. La propuesta de hoy garantizará que las tasas judiciales no superen el 10% del valor de la reclamación y que la tasa mínima no supere los 35 €. También requerirá que las tasas judiciales se puedan pagar en línea con tarjeta de crédito.
  • Reduzca el papeleo y los costos de viaje: las nuevas reglas permitirán a los reclamantes iniciar el procedimiento en línea: el correo electrónico se convertirá en un medio de comunicación legalmente válido entre las partes involucradas, y la teleconferencia o videoconferencia se convertirán en herramientas naturales en las audiencias orales, donde sea necesario.

Con la propuesta de hoy, la Comisión está facilitando un acceso efectivo a la justicia para los consumidores y las empresas, para que tengan la confianza necesaria para aprovechar mejor el mercado único. Como tal, cumple una de las 12 acciones concretas descritas a principios de este año en el segundo Informe de ciudadanía de la UE destinado a ayudar a los ciudadanos a hacer un mejor uso de sus derechos cuando, por ejemplo, compran a través de las fronteras. La necesidad de acción también fue señalada en la Agenda Europea del Consumidor (IP / 12 / 491).

El procedimiento europeo mejorado de escasa cuantía responde preocupaciones reales de los ciudadanos: en una reciente Eurobarómetro Por ejemplo, un tercio de los encuestados dijeron que estarían más inclinados a presentar un reclamo si los procedimientos pudieran llevarse a cabo solo por escrito, sin la necesidad de ir físicamente a los tribunales. El procedimiento mejorado también aborda las preocupaciones comerciales: en un Consulta pública y en la encuesta del Eurobarómetro, el 45% de las empresas dijeron que no van a los tribunales porque el costo de los procedimientos judiciales sería desproporcionado con respecto al reclamo. Finalmente, la propuesta también responde a los llamados a la acción del Parlamento Europeo para garantizar que los consumidores y las empresas hagan un mejor uso del procedimiento de reclamos menores.

Anuncio

Antecedentes

El procedimiento europeo de escasa cuantía (Reglamento (CE) no 861 / 2007) tiene como objetivo mejorar el acceso a la justicia mediante la simplificación de los litigios transfronterizos de reclamos menores en materia civil y comercial y la reducción de costos. Fue especialmente concebido para ayudar a los consumidores a hacer cumplir sus derechos y garantizar el acceso a la justicia en casos transfronterizos. El mecanismo entró en aplicación por primera vez en 1 Enero 2009.

Según el procedimiento actual, las "reclamaciones de menor cuantía" son las que se refieren a sumas de 2,000 € o menos, excluidos intereses, gastos y desembolsos (en el momento en que el tribunal competente recibe el formulario de reclamación). La sentencia se dicta en el país de residencia del consumidor o en el país de la empresa demandada si el consumidor así lo decide. Se salvaguardan los derechos procesales de ambas partes, y la sentencia una vez dictada pasa a ser directamente ejecutable en el país de la parte perdedora y en cualquier otro país de la UE. El procedimiento se lleva a cabo principalmente por escrito utilizando formularios predefinidos. No se requiere la representación de un abogado.

A Consulta pública sobre el procedimiento europeo de escasa cuantía se celebró desde marzo hasta junio de este añoIP / 13 / 240).

Una historia de éxito que ilustra cómo funciona el procedimiento de reclamos menores

Ejemplo del consumidor: Un consumidor austriaco ordenó equipos de esquí en un sitio web alemán. Pagó € 1,800 por adelantado mediante transferencia bancaria. El comerciante nunca entregó el equipo y no reembolsó el precio de compra. Por lo tanto, el consumidor inició un procedimiento europeo de escasa cuantía. El tribunal austriaco en Linz emitió un fallo a favor del consumidor, que fue ejecutado por las autoridades alemanas en Charlottenburg. El consumidor recibió un reembolso del precio de compra.

Ejemplo de PYME: un minorista de cosméticos en Portugal estaba renovando su tienda y ordenó azulejos por valor de 8,000 a un productor español. Después de la entrega, la PYME paga la factura, pero cuando comienza la renovación, notan que aproximadamente la mitad de las baldosas entregadas son curvas y, por lo tanto, no se pueden usar.

El minorista portugués exige un intercambio de los azulejos, pero la empresa española se niega y también se niega a emitir un reembolso. El minorista portugués presenta un caso de reclamos menores, adjuntando la factura a la solicitud a su tribunal local (ya que el lugar de cumplimiento del contrato estaba en Portugal) y solicita una indemnización de € 3,000. El tribunal presenta la solicitud a la empresa española, que se opone a la reclamación afirmando que los azulejos eran de buena calidad. El tribunal solicita la opinión de un experto, quien confirma que las baldosas eran de mala calidad.

El tribunal dictamina que esta evidencia es adecuada y suficiente, y ordena a la empresa española que pague una indemnización de 3,000 € más los costos.

Más información

Vea MEMO / 13 / 1007

Comisión Europea - Procedimiento de escasa cuantía

Portal de justicia electrónica - Formularios de reclamos menores

Hoja informativa ciudadana

Informe del Centro Europeo del Consumidor

Encuesta del Eurobarómetro sobre el procedimiento de escasa cuantía

Página de inicio de la vicepresidenta de la comisaria de Justicia, Viviane Reding

Siga el Vicepresidente en Twitter: @ VivianeRedingEU

10000000000003180000046019EB986F

Protección al consumidor

Protección del consumidor: la Comisión lanza una consulta pública sobre la comercialización a distancia de los servicios financieros al consumidor

Publicado

on

La Comisión Europea ha lanzado una consulta pública sobre la comercialización a distancia de los servicios financieros ofrecidos a los consumidores. La UE tiene reglas para proteger a los consumidores cuando firman un contrato con un proveedor minorista de servicios financieros a distancia, por ejemplo, por teléfono o en línea. Cualquier servicio de naturaleza bancaria, crediticia, hipotecaria, de seguros, de pensión personal, de inversión o de pago entra dentro del alcance de la Directiva sobre comercialización a distancia de servicios financieros al consumidor siempre que el servicio financiero se compre a distancia.

El comisario de Justicia Didier Reynders dijo: “Es hora de adaptar nuestras normas de la UE a los tiempos actuales. Los consumidores compran cada vez más servicios financieros en línea. Esta consulta pública nos ayudará a identificar las necesidades de los ciudadanos y las empresas para que podamos hacer que la directiva esté preparada para el futuro ”.

 Los resultados de la consulta pública se incorporarán a las consideraciones de la Comisión para una posible revisión de la directiva, prevista para 2022. La consulta pública recopilará experiencias y opiniones de consumidores, profesionales de los servicios financieros minoristas, autoridades nacionales y cualquier otra parte interesada en la directiva. . La consulta pública está disponible aquí y estará abierta hasta el 28 de septiembre de 2021.

Anuncio

Continuar leyendo

Protección al consumidor

Cómo pretende la UE impulsar la protección del consumidor

Publicado

on

Descubra cómo la UE pretende impulsar la protección del consumidor y adaptarla a nuevos desafíos como la transición verde y la transformación digital. Sociedad 

A medida que la economía se vuelve más global y digital, la UE busca nuevas formas de proteger a los consumidores. Durante el plenario de mayo, los eurodiputados debatirán la futuro digital de Europa. El informe se centra en eliminar las barreras al funcionamiento del mercado único digital y mejorar el uso de la inteligencia artificial para los consumidores.

Ilustración infográfica sobre la protección del consumidor en la Unión Europea
Reforzar la protección del consumidor  

Nueva agenda del consumidor

El Parlamento también está trabajando en la nueva agenda del consumidor sestrategia para 2020-2025, centrada en cinco áreas: transición verde, transformación digital, aplicación efectiva de los derechos de los consumidores, necesidades específicas de determinados grupos de consumidores y cooperación internacional.

Anuncio

Haciendo que sea más fácil consumir de forma sostenible

La Objetivo de neutralidad climática para 2050 es una prioridad para la UE y las cuestiones de los consumidores tienen un papel que desempeñar, a través del consumo sostenible y la economía circular.

Ilustración infográfica sobre el apoyo de los europeos a la lucha contra el cambio climático
Consumo sostenible  

En noviembre de 2020, los eurodiputados adoptaron una informe sobre un sencillo sostenible mercado pidiendo a la Comisión Europea que establezca un llamado derecho a reparar para hacer reparaciones sistemáticas, rentables y atractivas. Los miembros también pidieron que se etiquete la vida útil de los productos, así como medidas para promover una cultura de reutilización, incluidas las garantías para los productos usados.

También quieren medidas contra diseñar productos a propósito de una manera que los haga obsoletos después de cierto tiempo y reiteró demandas de un cargador común.

Anuncio

La Comisión está trabajando en el derecho a reparar las normas para la electrónica y la legislación sobre la huella medioambiental de los productos para que los consumidores puedan comparar.

La revisión de la Directiva de venta de bienes, prevista para 2022, analizará si la garantía legal actual de dos años podría extenderse para bienes nuevos y usados.

En septiembre de 2020, la Comisión puso en marcha el iniciativa de productos sostenibles, bajo el nuevo Plan de Acción de Economía Circular. Su objetivo es hacer que los productos se ajusten a una economía circular, eficiente en el uso de los recursos y climáticamente neutral, al tiempo que se reducen los residuos. También abordará la presencia de sustancias químicas nocivas en productos como equipos electrónicos y de TIC, textiles y muebles.

Hacer que la transformación digital sea segura para los consumidores

La transformación digital está cambiando drásticamente nuestras vidas, incluida la forma en que compramos. Para ayudar a que las normas del consumidor de la UE se pongan al día, en diciembre de 2020 la Comisión propuso un nuevo Ley de servicios digitales, un conjunto de normas para mejorar la seguridad del consumidor en las plataformas en línea de la UE, incluidos los mercados en línea.

Los eurodiputados quieren que los consumidores igualmente seguro al comprar en línea o fuera de línea y quieren que plataformas como eBay y Amazon redoblen sus esfuerzos para hacer frente a los comerciantes que venden productos falsos o inseguros y para detener a las empresas fraudulentas que utilizan sus servicios.

Los eurodiputados también propusieron reglas para proteger a los usuarios de contenido nocivo e ilegal en línea al mismo tiempo que salvaguardaba la libertad de expresión y pidió que se establezcan nuevas reglas sobre la publicidad en línea que brinden a los usuarios un mayor control.

Dado el impacto de la inteligencia artificial, la UE está preparando normas para gestionar su oportunidades y amenazas. El Parlamento ha creado un comité especial y hace hincapié en la necesidad de una legislación centrada en las personas. El Parlamento ha propuesto un régimen de responsabilidad civil para la inteligencia artificial que establece quién es responsable cuando los sistemas de IA causan daños o perjuicios.

Fortalecimiento de la aplicación de los derechos del consumidor

Los países de la UE son responsables de hacer cumplir los derechos de los consumidores, pero la UE tiene un papel de coordinación y apoyo. Entre las reglas que ha establecido se encuentran la directiva sobre un mejor aplicación y modernización de la ley del consumidor y normas sobre recurso colectivo.

Abordar las necesidades específicas de los consumidores

Consumidores vulnerables como niños personas mayores o personas con discapacidad, así como las personas con dificultades económicas o los consumidores con acceso limitado a Internet necesitan salvaguardias específicas. En la nueva agenda del consumidor, la Comisión tiene previsto centrarse en los problemas de accesibilidad a Internet, los consumidores vulnerables desde el punto de vista financiero y los productos para niños.

Los planes de la Comisión incluyen más asesoramiento fuera de línea para los consumidores sin acceso a Internet, así como financiación para mejorar la disponibilidad y la calidad de los servicios de asesoramiento sobre deudas para personas con dificultades financieras.

Dado que los niños son especialmente vulnerables a la publicidad nociva, el Parlamento ha aprobado normas más estrictas para los servicios de medios audiovisuales para servicios de medios audiovisuales.

Garantizar la seguridad de los productos vendidos en la UE

Los consumidores suelen comprar productos fabricados fuera de la UE. Según la Comisión, las compras a vendedores fuera del UE aumentó del 17% en 2014 al 27% en 2019 y la nueva agenda del consumidor destaca la necesidad de cooperación internacional para garantizar la protección del consumidor. China fue el mayor proveedor de bienes de la UE en 2020, por lo que la Comisión trabajará con ellos en un plan de acción en 2021 para aumentar la seguridad de los productos vendidos en línea.

En noviembre de 2020, el Parlamento aprobó una resolución pidiendo mayores esfuerzos para garantizar que todos los productos vendidos en la UE sean seguros, ya sea que se fabriquen dentro o fuera de la UE o se vendan en línea o fuera de línea.

Próximos pasos

La comisión de mercado interior y protección del consumidor del Parlamento está trabajando en la propuesta de la Comisión para la nueva agenda del consumidor. Se espera que los eurodiputados lo voten en septiembre.

Conozca más 

Continuar leyendo

Banda Ancha

Es hora de que la # Unión Europea cierre las antiguas brechas #digitales

Publicado

on

La Unión Europea dio a conocer recientemente su Agenda Europea de Competencias, un ambicioso plan para mejorar y volver a capacitar a la fuerza laboral del bloque. El derecho al aprendizaje permanente, consagrado en el pilar europeo de derechos sociales, ha adquirido una nueva importancia a raíz de la pandemia del coronavirus. Como explicó Nicolas Schmit, el Comisionado de Empleo y Derechos Sociales: “La capacitación de nuestra fuerza laboral es una de nuestras respuestas centrales a la recuperación, y brindar a las personas la oportunidad de desarrollar las habilidades que necesitan es clave para prepararse para lo verde y lo digital. transiciones ”.

De hecho, aunque el bloque europeo ha aparecido con frecuencia en los titulares de sus iniciativas medioambientales, en particular la pieza central de la Comisión Von der Leyen, el Pacto Verde Europeo, ha permitido que la digitalización se quede un poco en el camino. Una estimación sugirió que Europa utiliza solo el 12% de su potencial digital. Para aprovechar esta área desatendida, la UE debe primero abordar las desigualdades digitales en los 27 estados miembros del bloque.

El Índice de Economía y Sociedad Digitales (DESI) de 2020, una evaluación compuesta anual que resume el rendimiento digital y la competitividad de Europa, corrobora esta afirmación. El último informe DESI, publicado en junio, ilustra los desequilibrios que han dejado a la UE frente a un futuro digital de retazos. Las marcadas divisiones reveladas por los datos de DESI (divisiones entre un estado miembro y el siguiente, entre áreas rurales y urbanas, entre pequeñas y grandes empresas o entre hombres y mujeres) dejan muy claro que si bien algunas partes de la UE están preparadas para el próximo generación de tecnología, otros están muy rezagados.

¿Una enorme brecha digital?

DESI evalúa cinco componentes principales de la digitalización: conectividad, capital humano, la adopción de servicios de Internet, la integración de tecnología digital por parte de las empresas y la disponibilidad de servicios públicos digitales. En estas cinco categorías, se abre una grieta clara entre los países con el mejor desempeño y aquellos que languidecen en la parte inferior del paquete. Finlandia, Malta, Irlanda y los Países Bajos se destacan como artistas estrella con economías digitales extremadamente avanzadas, mientras que Italia, Rumania, Grecia y Bulgaria tienen mucho terreno por recuperar.

Esta imagen general de una brecha cada vez mayor en términos de digitalización se ve confirmada por las secciones detalladas del informe sobre cada una de estas cinco categorías. Aspectos como la cobertura de banda ancha, las velocidades de Internet y la capacidad de acceso de la próxima generación, por ejemplo, son críticos para el uso digital personal y profesional; sin embargo, partes de Europa se están quedando cortas en todas estas áreas.

Acceso salvajemente divergente a banda ancha

La cobertura de banda ancha en las zonas rurales sigue siendo un desafío particular: el 10% de los hogares en las zonas rurales de Europa todavía no están cubiertos por ninguna red fija, mientras que el 41% de los hogares rurales no están cubiertos por la tecnología de acceso de próxima generación. Por lo tanto, no es sorprendente que un número significativamente menor de europeos que viven en zonas rurales tengan las habilidades digitales básicas que necesitan, en comparación con sus compatriotas en ciudades y pueblos más grandes.

Si bien estas brechas de conectividad en las áreas rurales son preocupantes, particularmente dada la importancia de las soluciones digitales como la agricultura de precisión para hacer que el sector agrícola europeo sea más sostenible, los problemas no se limitan a las zonas rurales. La UE se había fijado el objetivo de que al menos el 50% de los hogares tuvieran suscripciones de banda ancha ultrarrápida (100 Mbps o más) para finales de 2020. Sin embargo, según el índice DESI de 2020, la UE está muy por debajo de la marca: solo 26 % de los hogares europeos se han suscrito a servicios de banda ancha tan rápidos. Este es un problema de aceptación, más que de infraestructura: el 66.5% de los hogares europeos están cubiertos por una red capaz de proporcionar al menos 100 Mbps de banda ancha.

Una vez más, hay una divergencia radical entre los favoritos y los rezagados en la carrera digital del continente. En Suecia, más del 60% de los hogares se han suscrito a banda ancha ultrarrápida, mientras que en Grecia, Chipre y Croacia, menos del 10% de los hogares tienen un servicio tan rápido.

PYME que se quedan atrás

Una historia similar afecta a las pequeñas y medianas empresas (PYME) de Europa, que representan el 99% de todas las empresas de la UE. Solo el 17% de estas empresas utilizan servicios en la nube y solo el 12% utiliza análisis de big data. Con una tasa tan baja de adopción de estas importantes herramientas digitales, las pymes europeas corren el riesgo de quedarse atrás no solo de las empresas de otros países: el 74% de las pymes en Singapur, por ejemplo, han identificado la computación en la nube como una de las inversiones con el impacto más mensurable en su negocio, pero perdiendo terreno frente a las empresas más grandes de la UE.

Las empresas más grandes eclipsan abrumadoramente a las pymes en su integración de la tecnología digital: alrededor del 38.5% de las grandes empresas ya están obteniendo los beneficios de los servicios avanzados en la nube, mientras que el 32.7% confía en el análisis de big data. Dado que las pymes se consideran la columna vertebral de la economía europea, es imposible imaginar una transición digital exitosa en Europa sin que las empresas más pequeñas aceleren el ritmo.

Brecha digital entre ciudadanos

Sin embargo, incluso si Europa logra cerrar estas brechas en la infraestructura digital, significa poco
sin el capital humano que lo respalde. Alrededor del 61% de los europeos tienen al menos habilidades digitales básicas, aunque esta cifra es alarmantemente baja en algunos estados miembros; en Bulgaria, por ejemplo, solo el 31% de los ciudadanos tienen las habilidades de software más básicas.

La UE aún tiene más problemas para equipar a sus ciudadanos con las habilidades básicas anteriores que se están convirtiendo cada vez más en un requisito previo para una amplia gama de roles laborales. Actualmente, solo el 33% de los europeos posee habilidades digitales más avanzadas. Mientras tanto, los especialistas en tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) representan un magro 3.4% de la fuerza laboral total de la UE, y solo 1 de cada 6 son mujeres. Como era de esperar, esto ha creado dificultades para las PYME que luchan por reclutar a estos especialistas altamente demandados. Alrededor del 80% de las empresas en Rumanía y Chequia informaron problemas para tratar de cubrir puestos para especialistas en TIC, un inconveniente que indudablemente ralentizará las transformaciones digitales de estos países.

El último informe DESI expone con total relieve las disparidades extremas que continuarán frustrando el futuro digital de Europa hasta que se aborden. La Agenda Europea de Competencias y otros programas destinados a preparar a la UE para su desarrollo digital son pasos bienvenidos en la dirección correcta, pero los responsables políticos europeos deberían diseñar un plan integral para poner al día a todo el bloque. También tienen la oportunidad perfecta para hacerlo: el fondo de recuperación de 750 millones de euros propuesto para ayudar al bloque europeo a recuperarse después de la pandemia de coronavirus. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ya ha subrayado que esta inversión sin precedentes debe incluir disposiciones para la digitalización de Europa: el informe DESI ha dejado claro qué brechas digitales deben abordarse primero.

Continuar leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Tendencias