Largo camino hacia #security y #defence europeo común

| 13º de febrero de 2018

En 14-15 de febrero, los ministros de Defensa de la OTAN 2018 se reunirán nuevamente en Bruselas para analizar las principales amenazas que enfrenta el mundo en la actualidad. La OTAN está compuesta por los estados miembros de 29, pero 22 de ellos son simultáneamente los estados miembros de la UE. escribe Adomas Abromaitis.

Hablando en general, las decisiones tomadas por la OTAN son vinculantes para la UE. Por un lado, la OTAN y los Estados Unidos, como su principal donante financiero, y Europa muy a menudo tienen objetivos diferentes. Sus intereses e incluso puntos de vista sobre las formas de lograr la seguridad no son siempre los mismos. Cuanto más existan las diferencias dentro de la UE tampoco. Un nivel militar europeo de ambiciones ha crecido significativamente en los últimos tiempos. La decisión de establecer un pacto de defensa de la Unión Europea, conocido como Cooperación Estructurada Permanente en seguridad y defensa (PESCO) a finales del año anterior se convirtió en un indicador claro de esta tendencia.

Es el primer intento real de formar la defensa independiente de la UE sin depender de la OTAN. Aunque los estados miembros de la UE apoyan activamente la idea de una cooperación europea más estrecha en materia de seguridad y defensa, no siempre están de acuerdo con el trabajo de la Unión Europea en esta área. En realidad, no todos los estados están dispuestos a gastar más en defensa, incluso en el marco de la OTAN, lo que requiere gastar al menos el 2% de su PIB. Por lo tanto, según las propias cifras de la OTAN, solo los EE. UU. (No un estado miembro de la UE), Gran Bretaña (que abandona la UE), Grecia, Estonia, Polonia y Rumania en 2017 cumplieron con el requisito. Por lo tanto, es probable que otros países deseen fortalecer su defensa, pero no son capaces o incluso no quieren pagar dinero adicional para un nuevo proyecto militar de la UE.

Cabe señalar que solo los países que dependen en gran medida del apoyo de la OTAN y no tienen la oportunidad de protegerse, gastan el 2% de su PIB en defensa o muestran una disposición para aumentar el gasto (Letonia, Lituania). Los estados miembros de la UE, como Francia y Alemania, están listos para "liderar el proceso" sin aumentar las contribuciones. Tienen un mayor nivel de independencia estratégica que los Estados bálticos u otros países de Europa del Este. Por ejemplo, el complejo industrial y militar francés es capaz de producir todo tipo de armas modernas, desde armas de infantería hasta misiles balísticos, submarinos nucleares, portaaviones y aviones supersónicos.

Más aún, París mantiene relaciones diplomáticas estables con el Medio Oriente y los Estados africanos. Francia también tiene la reputación de ser un socio de larga data de Rusia y es capaz de encontrar un lenguaje común con Moscú en situaciones de crisis. Le presta mucha atención a los intereses nacionales más allá de sus fronteras.

También es importante que recientemente París haya presentado el plan más elaborado de creación por parte de 2020 de las fuerzas integradas de reacción rápida paneuropea, principalmente para el uso en operaciones expedicionarias para hacer cumplir la paz en África. La iniciativa militar del presidente francés Macron contiene puntos 17 destinados a mejorar el entrenamiento de las tropas de los países europeos, así como a aumentar el grado de preparación para el combate de las fuerzas armadas nacionales. Al mismo tiempo, el proyecto francés no formará parte de las instituciones existentes, sino que se implementará en paralelo con los proyectos de la OTAN. Francia tiene la intención de "promover" persistentemente el proyecto entre los demás aliados de la UE.

Los intereses de otros Estados miembros de la UE no son tan globales. Forman sus políticas sobre seguridad y defensa para fortalecer las capacidades de la UE para protegerse y llamar la atención sobre sus propias deficiencias. No pueden ofrecer más que pocas tropas. Sus intereses no se extienden más allá de sus propias fronteras y no están interesados ​​en dispersar esfuerzos, por ejemplo, a través de África.

El liderazgo de la UE y los estados miembros aún no han llegado a un acuerdo sobre el concepto de integración militar, cuyo inicio se dio desde la adopción de la decisión de establecer una Cooperación Estructurada Permanente en materia de seguridad y defensa. En particular, la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, propone un enfoque a largo plazo para estimular una integración más estrecha de la planificación militar europea, la contratación y el despliegue, así como la integración de las funciones diplomáticas y de defensa.

Un progreso tan lento es más cómodo para los funcionarios de la OTAN, que están alarmados por el proyecto revolucionario francés. Es por eso que el Secretario General Stoltenberg advirtió a sus homólogos franceses contra los pasos precipitados hacia la integración militar europea, lo que podría llevar a su mente a la duplicación innecesaria de las capacidades de la alianza y, lo más peligroso, generar competencia entre los principales fabricantes de armas (Francia, Alemania, Italia y algunos otros países europeos) mientras se reequipa al ejército europeo con modelos modernos para llevarlos al mismo estándar.

Por lo tanto, aunque apoyan la idea de una cooperación más estrecha en el ámbito militar, los Estados miembros de la UE no tienen una estrategia común. Tomará mucho tiempo llegar al compromiso y al equilibrio en la creación de un sólido sistema de defensa de la UE, que complementará la estructura de la OTAN existente y no chocará con ella. Un largo camino hacia puntos de vista comunes significa para Europa un largo camino para poseer defensa europea.

Etiquetas: , , ,

Categoría: Una primera página, Defensa, EU, OTAN, Opinión