Contáctanos

Entorno

Los envases sostenibles podrían retrasar los efectos de la generación de residuos en Europa 

COMPARTIR:

Publicado

on

La gestión de residuos a nivel mundial se ha vuelto más compleja de manejar durante la última década. Producimos muchos más residuos de los que reciclamos, lo que afecta a nuestra salud y al entorno. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, 4.8 toneladas de escombros por ciudadano europeo, y sólo alrededor de la mitad de los residuos municipales se reciclan. 

Curiosamente, una parte considerable del total de residuos consiste en envases, especialmente plásticos, seguidos de materiales de la industria de la construcción y la automoción. Los expertos estiman que la mayoría de los residuos plásticos podrían haberse utilizado para fines adicionales, lo que habría provocado importantes pérdidas financieras para las empresas.

Desafortunadamente, todos esos desechos son peligrosos para el medio ambiente, especialmente porque los vertederos contaminan el aire, el agua y el suelo. Al mismo tiempo, la incineración de residuos genera más emisiones al aire. Entonces, una forma de combatir este problema sería adoptar envases sostenibles que no terminen en vertederos o sean biodegradables. 

Elegir materiales reciclables

Una de las decisiones más críticas que puede tomar una empresa es elegir materiales reciclables en lugar de los habituales. Esta selección tiene el poder de influir en los consumidores para que cambien sus preferencias y opten por envases fabricados con materiales reciclables. Por ejemplo, Loungefly para Reino Unido y Europa garantiza que sus productos vengan en bolsas y cajas de papel, envoltorios retráctiles y paletas, que el cliente pueda reciclar fácilmente en todas partes. 

El principal beneficio de emplear este tipo de embalaje incluye ampliar la base de clientes y aumentar la lealtad a la marca al apelar a los comportamientos de las personas con respecto a las preferencias de compra. Al mismo tiempo, las empresas también pueden reducir sus costes de envío mediante paquetes más pequeños y un envoltorio completo de los productos. 

Acercándose al envasado a base de plantas 

Aun así, el problema de los envases reciclables es que la responsabilidad recae en el consumidor. Dado que la tasa de reciclaje de envases de plástico en Europa oscila alrededor 35%, y los residuos plásticos se vuelven más difíciles de exportar, incluso el plástico reciclable se convierte en un problema. 

Anuncio

Por lo tanto, una mejor idea para el embalaje sería uno de origen vegetal, como el maíz o la caña de azúcar, que puede tener una forma similar a la del plástico. Esta idea permite que los envases se descompongan en elementos naturales y reduzcan la huella de carbono. Otra gran estrategia es utilizar envases compostables, como el bagazo o la celulosa. 

Mejorando las estrategias de embalaje 

Además de utilizar materiales avanzados para el embalaje, la forma en que se envuelven y envían los productos también es crucial para luchar contra las cuestiones de sostenibilidad. Por ejemplo, algunas empresas empezaron a realizar envíos a granel para ayudar al planeta. En cuanto al transporte marítimo, algunos han comenzado a utilizar métodos neutros en carbono para compensar las emisiones, principalmente al exportar productos a todo el mundo. 

Sin embargo, una de las mejores ideas es reducir el tamaño de los envases porque hay numerosos casos en los que vienen productos más pequeños. cajas gigantes, lo cual es un desperdicio de recursos y espacio. A veces, las empresas hacen esto a propósito y aprovechan la psicología para hacer creer al cliente que cuanto más grande es el paquete, más lo valoran. 

Asociarse con las empresas adecuadas 

Convertirse en una empresa sostenible parece fácil al principio, pero todo se reduce a establecer las asociaciones adecuadas. Colaborar con empresas ecológicas es considerablemente importante a la hora de adoptar una postura con respecto a la sostenibilidad porque trabajar con fabricantes y proveedores que adoptan prácticas ecológicas significa mucho. 

Por lo general, se necesita investigación para encontrar las mejores asociaciones, y las empresas pueden aprovechar el sistema de evaluación del ciclo de vida (LCA) para evaluar el impacto ambiental de sus productos. Este método garantiza que las empresas y los fabricantes o proveedores estén en sintonía con respecto a sus objetivos de sostenibilidad. 

Cumplir con las nuevas directrices de la UE en materia de sostenibilidad 

Aunque las empresas deberían ser las primeras en cambiar sus envases y estrategias ecológicas, los gobiernos también deberían proporcionar una mejor regulación para garantizar que los países luchen por igual por un futuro mejor. Por ejemplo, el Parlamento Europeo pretende emplear un sistema de economía circular para 2050, que incluye una serie de nuevas metodologías. 

Por ejemplo, las empresas tendrán que respetar los nuevos objetivos de reducción de envases, por lo que, en 2040, el porcentaje de envases debería ser inferior al 15%. Al mismo tiempo, algunos tipos de envases irán desapareciendo paulatinamente, como plastico para frutas frescas o bolsas de plástico ligeras. Además, las empresas animarán a los clientes a reutilizar envases o productos para que puedan traer sus propios envases cuando compren bebidas o comida en las empresas de comida para llevar. 

El packaging ecológico tiene muchas más ventajas de las que crees 

Las industrias aún tienen que adaptarse a los envases, estrategias y productos sostenibles. Aún así, es un proceso progresivo que eventualmente producirá grandes resultados. Orientarse hacia lo ecológico tiene muchas ventajas tanto para las empresas como para los clientes. 

Por ejemplo, los envases sostenibles ayudan a reducir la huella de carbono, ya que se necesitan menos recursos para la fabricación. Al mismo tiempo, la etapa de desarrollo hace que el embalaje sea versátil y flexible, ya que puede reutilizarse y reutilizarse. 

Además, el cliente puede deshacerse fácilmente de envases sostenibles, ya que los artículos compostables o reciclables no afectan al medio ambiente. Esto es especialmente cierto cuando el embalaje es biodegradable y puede regresar a la naturaleza sin comprometerla. 

Por parte de la empresa, el uso de productos de embalaje ecológicos mejora la imagen de marca, ya que los clientes sienten preocupación por los problemas medioambientales y las tendencias cambiantes de los clientes. Curiosamente, algunas de las empresas más ecológicas del mundo operan en la gestión de residuos, fabricación de maquinaria y fabricación de muebles, lo que demuestra que incluso estas industrias pueden prosperar mientras se hace la transición hacia enfoques más ecológicos. 

Esto se debe a que el embalaje sostenible ayuda a ahorrar dinero a largo plazo, reduce los costos de envío y amplía la base de clientes. Por lo tanto, superar lo que hemos sabido durante tanto tiempo no parece tan difícil cuando los resultados mejoran y los resultados comerciales aumentan en valor. Por lo tanto, más empresas deberían impulsar una metodología de sostenibilidad para garantizar una rápida adaptación a una sociedad que cambia rápidamente. 

¿Has pensado alguna vez en el impacto del embalaje? 

Los envases de productos parecían inofensivos durante un tiempo, pero ahora los expertos muestran que la mayor parte de los residuos del mundo provienen de envases de plástico y cartón que no pueden o no han sido reciclados adecuadamente. Estos materiales acaban en vertederos, afectando al medio ambiente y a nuestra salud. Por lo tanto, se están produciendo cambios a medida que las empresas introducen lentamente envases ecológicos. Los bioplásticos, los envases compostables y el papel reciclado son algunas de las mejores opciones para reducir los residuos y crear un mejor ecosistema empresarial. 

 

Comparte este artículo:

EU Reporter publica artículos de una variedad de fuentes externas que expresan una amplia gama de puntos de vista. Las posiciones adoptadas en estos artículos no son necesariamente las de EU Reporter.

Tendencias