Contáctanos

Medio Ambiente

La Comisión pone en marcha un Centro de conocimientos para revertir la pérdida de biodiversidad y proteger los ecosistemas de Europa

Publicado

on

En el marco de la Semana Verde de la UE, la Comisión Europea lanza un nuevo Centro de conocimiento para la biodiversidad: una ventanilla única de evidencia científica para restaurar y proteger los ecosistemas naturales que nos brindan alimentos, medicamentos, materiales, recreación y bienestar. El Centro de conocimientos pondrá a disposición los últimos conocimientos sobre biodiversidad para reforzar el impacto de las políticas de la UE.

También ayudará a monitorear la implementación de la Estrategia de la UE sobre biodiversidad para 2030, que tiene como objetivo poner la biodiversidad de Europa en el camino de la recuperación para finales de la década. El Comisionado de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, Virginijus Sinkevičius, dijo: “Solo se hace lo que se mide. Si queremos cumplir la estrategia de la UE sobre biodiversidad, debemos conectar mejor todos los puntos y, para ello, necesitamos datos sólidos. Ya sea sobre el estado de los polinizadores, el impacto ambiental de los plaguicidas, el valor de la naturaleza para los negocios o el fundamento económico de las soluciones basadas en la naturaleza. También debemos hacer un uso completo de la transformación digital, la observación de la Tierra y la ciencia ciudadana. El nuevo centro de conocimiento reunirá todo esto, mejorando la forma en que generamos y gestionamos el conocimiento sobre la biodiversidad, para su uso en todas las áreas de políticas ".

La comisionada de Innovación, Investigación, Cultura, Educación y Juventud, Mariya Gabriel, responsable del Centro Común de Investigación, agregó: “La ciencia tiene un papel crucial que desempeñar en la conservación de nuestra biodiversidad. Dirigido por nuestros propios científicos en el Centro Común de Investigación, el nuevo Centro de Conocimiento para la Biodiversidad ayudará a la comunidad de investigación europea y mundial y a los responsables políticos a recopilar y dar sentido a la amplia gama de información disponible, simplificándola en políticas efectivas que protejan los ecosistemas de Europa y los servicios que prestan a los ciudadanos europeos ”.

Además, ha llegado la primera evaluación de ecosistemas en toda la UE, que descubre que existe una gran cantidad de datos de biodiversidad que podrían ayudar a tomar las medidas adecuadas para aliviar las presiones sobre nuestros ecosistemas, pero gran parte de ellos sigue sin utilizarse. La evaluación muestra que dependemos cada vez más de nuestros ecosistemas, que a su vez siguen sometidos a una gran presión por los impactos del cambio climático y las actividades humanas. El Centro de conocimiento para la biodiversidad abordará directamente los desafíos descubiertos por la evaluación. Más información está disponible aquí.

Medio Ambiente

Lograr el Pacto Verde Europeo con Tecnología

Publicado

on

Climate change is one of the main challenges currently facing humanity.  From soil contamination and air pollution to waste management and global warming, the world is experiencing environmental degradation in many ways. Ensuring that we preserve the environment has rightly shifted to the center of political discourse, leading to new policies for tackling the risks we face, writes Angeliki Dedopoulou, Senior Manager, EU Public Affairs, Huawei.

Angeliki Dedopoulou Senior Manager, EU Public Affairs, Huawei

Angeliki Dedopoulou: Senior manager, EU Public Affairs, Huawei

At the end of 2019, the European Commission launched the European Green Deal as a long-term strategy for tackling environmental challenges. The Green Deal embodies the EU’s ambition to combat climate change and implement sustainable ways of living to reach climate neutrality by 2050. A flagship part of the Green Deal is the promised Climate Law – the world’s first piece of legislation binding all EU 27 member states to become a climate neutral continent by 2050. This will notably be achieved by increasing the shorter term 2030 emission reduction target to at least 55%.

European Commission President Ursula von der Leyen vowed to “leave no-one behind” in the race to achieving this climate neutral and green economy by 2050. “This is Europe’s man on the moon moment” she said in a video statement. “Our goal is to reconcile the economy with our planet” and “to make it work for our people” she added, describing climate policy as Europe’s new growth strategy.

Will AI help to achieve the European Green Deal?

 

A €1 billion Green future

To support this ambition, the European Commission launched a €1 billion call under Horizon 2020 for research and innovation projects that respond to the climate crisis and help protect Europe’s unique ecosystems and biodiversity. This will also help Europe recover from the coronavirus crisis by providing innovative and inclusive solutions to existing environmental challenges.

Innovation, Research, Culture, Education and Youth Commissioner Mariya Gabriel said: “The €1bn European Green Deal call is the last and biggest call under Horizon 2020. With innovation at its heart, this investment will accelerate a just and sustainable transition to a climate-neutral Europe by 2050. As we do not want anyone left behind in this systemic transformation, we call for specific actions to engage with citizens in novel ways and improve societal relevance and impact.”

The European Green Deal is ambitious: It covers nearly all sectors of the economy from transport, energy and agriculture, to buildings and industries. A central part of this will be ensuring the full role out of digital solutions and ICT into all sectors of the economy. Digital technologies have the ability to reduce energy consumption and emissions in many industries, from the use of big data to IoT solutions, and can empower renewable energies via the use of AI solutions. The sensible and efficient roll out of such solutions can mitigate the impacts of climate change, help us meet the Sustainable Development Goals and achieve the Green Deal aims.

Haciendo más con menos.

Digitalization has a major role to play in the green transition which we all have an obligation to work towards. Right now, digital technologies contribute to the greening of the economy mainly through reducing transaction costs, increasing real-time usage of data, shedding light on interdependencies and creating efficiencies: digitalization allows us to do more with less.

If we look at some specific examples, we can already see that the roll out of AI in agriculture is helping farmers to process data and optimise crop productivity through soil monitoring. This prevents the unnecessary and unsustainable use of chemicals. An easy win if we can get this technology into the hands of our European farmers.

As another example, by digitaliszing the transport sector, we can continuously optimise routes to reduce emissions. This will be especially seen as we get more automated cars on our roads and car-charging services. It has been estimated that such digital improvements have the potential to reduce CO2 emissions by 3.6 Gigatons in the transport sector alone, while in the energy sector, smart grids enabling consumers to make smarter energy choices can lead to a reduction of overall demand and leverage residential energy resources.

We face challenges, but we strive for more

Digital technologies have the overall potential to enable a 20% global reduction in CO2 emissions by 2030 and could prevent 10 times more CO2 emissions than they actually produce.

This doesn’t come without its challenges of course: despite being incremental to the green transition, the digital industry also has a responsibility to minimize its own environmental footprint. ICTs now generate 1.5% of total GHG emissions, which is expected to grow to 14% by 2040 with the increased use of the Internet, smartphones and tablets, and energy consumption by data centres and telecom networks.

At Huawei, we’re committed to tackling our environmental footprint in various ways – for example via our intelligent energy management technologies, like PowerStar, which allows for the monitoring of power consumption in intensive technologies. When a unit that isn’t scheduled for production consumes power above a certain threshold, its power consumption is displayed, switching automatically to idle mode. In the case of a wave soldering unit for example, we can contribute to consuming 25.6% less energy and can saving about 31,000 kWh of electricity each year.

Working together to achieve more

Achieving the aims set out in the European Green Deal demands action from all parts of the European economy. It means working together in areas that might, in the past, have seemed impossible, such as farmers working with the ICT sector.

It also means the private sector working with governments to encourage the green transition, to equip people with the skills needed to ensure the rollout and uptake of digitalisation in sustainable ways, and the reskilling and upskilling of everyone.  This will be a challenging but necessary task for all in the European Union.

For more information about Huawei environmental projects, partnerships, and programs, visit our Tech for a Better Planet webpage and explore our long-term digital inclusion initiative TECH4ALL.

The four areas of focus of Huawei’s TECH FOR A BETTER PLANET
Angeliki Dedopoulou

Senior manager, EU Public Affairs, Huawei Angeliki is responsible for the policy areas of artificial intelligence, Blockchain, digital skills, and green technologies. Before joining Huawei’s EU Public Affairs team, Angeliki was an adviser for the European Commission for more than five years (through everis, an NTT Data Company) on DG Employment, Social Affairs, and Inclusion. Her main focus during this period was the European Classification of Skills, Competences, Qualifications and Occupations (ESCO) and the Europass Digital Credential project. Angeliki is a member of the board of the Hellenic Blockchain Hub and a member of the Beltug Blockchain Taskforce.

Otras lecturas


 

Continuar leyendo

Economía circular

¿Por qué los países y las regiones deberían buscar un enfoque circular para reconstruir y transformar sus economías?

Publicado

on

Para 2050, el mundo consumirá recursos equivalentes a tres planetas Tierra. Con un consumo insostenible cada vez mayor de recursos finitos, se necesita una acción rápida y deliberada para responder a este desafío. Y sin embargo, en 2019, enviamos menos de una décima (a mero 8.6%) de todo el material producido de nuevo en el ciclo, para ser reutilizado y reciclado. Eso es un 1% menos 9.1% en 2018, demostrar progreso no es exponencial, escriben Cliona Howie y Laura Nolan.

Un camino de desarrollo de la economía circular en Europa podría resultar en una 32% de reducción del consumo de materias primas para 2030 y 53% para 2050. Entonces, ¿qué está obstaculizando una acción audaz para lograr estos objetivos?

En marzo de 2020, la UE lanzó una nuevo Plan de Acción de Economía Circular en respuesta a hacer que Europa sea "más limpia y competitiva", con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen indicando que una “economía circular nos hará menos dependientes y aumentará nuestra resiliencia. Esto no solo es bueno para nuestro medio ambiente, sino que reduce la dependencia al acortar y diversificar las cadenas de suministro ". En septiembre, von der Leyen propuso aumentar los objetivos de reducción de emisiones en más de un tercio en el camino hacia que la UE se convierta en carbono neutral para 2050.

Al mismo tiempo, los gobiernos regionales y nacionales están luchando contra los impactos de la pandemia Covid-19 para ayudar a reconstruir sus economías, crear y salvar puestos de trabajo. Una transición a la economía circular es clave para esa reconstrucción, mientras se alcanzan los objetivos de emisiones netas cero establecidos por el Acuerdo de París y el reciente Acuerdo Verde de la UE para garantizar que nuestra economía establezca un camino sostenible para nuestro futuro.

Comprometerse con una economía circular para asegurar puestos de trabajo y financiación

Una economía circular puede crear nuevas oportunidades económicas, garantizar que las industrias ahorren materiales y generar valor adicional a partir de productos y servicios. De 2012 a 2018 el número de trabajos vinculados a la economía circular en la UE creció un 5%. Una transición circular a escala europea podría crear 700,000 nuevos puestos de trabajo para 2030 y aumentar el PIB de la UE en un 0.5% adicional.

Una economía circular puede impulsar las inversiones, asegurar nueva financiación y acelerar planes de recuperación después de la pandemia. Las regiones que adopten la economía circular podrán financiación de la cosecha de los instrumentos de financiación de la recuperación y la resiliencia de la Unión Europea de la Unión Europea, el Plan Europeo de Inversiones del Pacto Verde, Invertir y fondos de apoyo al Plan de Acción de Economía Circular. El Fondo Europeo de Desarrollo Regional complementará la financiación privada de la innovación para aportar nuevas soluciones al mercado. El apoyo político y económico de la Unión Europea y sus Estados miembros para desarrollar políticas locales en favor de una economía circular está fomentando el desarrollo de estrategias y herramientas de cooperación nacionales y regionales, como en Eslovenia y Balcanes occidentales países.

Avanzando hacia la innovación de sistemas para acelerar la transición

Hoy podemos ver muchas grandes iniciativas individuales en ciudades y regiones de Europa. Pero “los enfoques convencionales no serán suficientes”, señaló la Comisión el pasado mes de diciembre cuando publicó el Pacto Verde Europeo. propuestas Comisionado de Medio Ambiente Virginijus Sinkevičius dijo que "será necesario un cambio más sistémico para ir más allá de la gestión de residuos y lograr una verdadera transición a una economía circular".

Si bien los proyectos de innovación existentes agregan valor a la transición a una economía circular, el desafío que aún enfrentamos es el necesitan trabajar en muchas disciplinas y cadenas de valor simultáneamente. Este enfoque transversal requiere una coordinación formal y sofisticada. La transición a una economía circular debe ser sistémica y estar integrada en todas las partes de la sociedad para ser verdaderamente transformadora.

No hay plantilla, pero hay una metodología

Las personas se apresuran a ver un problema y encontrar una solución inmediata. Las soluciones a desafíos individuales mejorarán gradualmente el estado actual, pero no nos ayudarán a alcanzar nuestras ambiciosas metas con el panorama general en mente. Además, wque puede funcionar en una ciudad o región, puede que no funcione en otro mercado. “Las plantillas y los planes sobre cómo cambiar las ciudades para que se vuelvan circulares son una forma de pensar lineal”, explicó Ladeja Godina Košir, Directora de Cambio Circular, Presidenta de la Plataforma Europea de Partes Interesadas en Economía Circular. “Tenemos que aprender unos de otros y entender qué ha funcionado. También tenemos que atrevernos a ver cómo cada ciudad es única para desarrollar modelos de economía circular para cada ciudad ”.

Necesitamos mecanismos que nos ayuden a aprender de los demás, pero que también se adapten a entornos únicos y necesidades en constante evolución. En EIT Climate-KIC, el proceso que usamos para hacer esto se llama Deep Demonstration. Es una herramienta de diseño de sistemas que convierte territorios y cadenas de valor en laboratorios vivos para la economía circular y la innovación listos para una implementación a gran escala basada en acciones.

Demostraciones profundas: una metodología transferible

Eslovenia es un ejemplo entre muchos países comprometidos con la transición circular a gran escala, trabajando con EIT Climate-KIC para desarrollar y ofrecer un piloto de demostración que abordará la transformación completa de la cadena de valor mediante el aprovechamiento de políticas, educación, finanzas, espíritu empresarial y participación comunitaria. Los elementos de estas experiencias se pueden reproducir en otros sitios de prueba europeos: actualmente estamos trabajando para desarrollar un enfoque de transición de la economía circular con países como Italia, Bulgaria e Irlanda, regiones como Cantabria en España y ciudades como Milán y Lovaina, lo que demuestra que una amplia gama de las economías pueden participar y llevar a cabo la transición a escala.

Poner en práctica soluciones circulares sistémicas requiere que las partes interesadas trabajen juntas en la UE, a nivel estatal, regional y local. EIT Climate-KIC es aprovechar el aprendizaje colectivo a través de problemas y desafíos complejos, incluida la celebración de múltiples talleres con actores de la industria, la administración, las ONG, los sectores público y privado, y la investigación y el mundo académico.

Sin dejar a nadie atrás

Los principales beneficiarios de una transición sostenible y baja en carbono son las comunidades locales, la industria y las empresas, así como otras partes interesadas de diferentes sectores y cadenas de valor. Es fundamental otorgar la propiedad de esta transformación y sus planes de acción a todos los ciudadanos, sin los cuales no se producirá una transición efectiva. Esto incluye miembros de la comunidad, servidores públicos, académicos, empresarios, estudiantes y legisladores.

Esta integración de todos los actores en tantos sectores de nuestra sociedad asegura que los marcos de interfaz receptivos y fluidos estén integrados en el enfoque de cartera. Aún hoy Los marcos políticos y fiscales están diseñados para una economía lineal. Al trabajar con la administración pública y la Comisión Europea para promover el diálogo entre múltiples partes interesadas, EIT Climate-KIC aprovecha la acción en varios niveles de gobernanza y sectores: si necesitamos cambiar todo el sistema, trabajar con un solo Ministerio no será suficiente. En nuestro trabajo continuo, hemos visto muchos departamentos dentro de las regiones serios y decididos a trabajar juntos. Pero cuando los tomadores de decisiones se reúnen alrededor de la mesa para analizar un problema complejo como una economía circular, no es raro darse cuenta de que no ha habido suficiente tiempo para tener las conversaciones adecuadas para coordinar programas que abarcan varias líneas presupuestarias interdepartamentales o ministeriales. Dentro de nuestras demostraciones profundas de transición de la economía circular, el Laboratorio de políticas de transición trabaja en múltiples organismos gubernamentales para remodelar y reformular nuevas políticas que integran la circularidad en un nuevo marco regulatorio.

A cLa economía ircular puede conducir a sociedades sostenibles e inclusivas.

Involucrar a todas las diferentes comunidades y partes interesadas, así como proporcionar espacios donde cualquier persona puede aprender, desarrollar y mantener las habilidades relevantes, permite a los ciudadanos participar y participar en las transiciones, lo que garantiza que la realidad diversa de la población de una región permanezca en el centro de atención.

Si en este momento de disrupción social sin precedentes, las regiones de Europa aprovechan esta oportunidad para construir programas de economía circular más inclusivos y competitivos, los beneficios adicionales hablarán por sí mismos. Significa pasar de soluciones tecnológicas individuales a una cartera de actividades más amplia que estimulará nuevas habilidades y creará empleos, alcanzará emisiones cero y mejorará el acceso a una mejor calidad de vida. Significa trabajar juntos, de forma justa y transparente. Significa identificar y luego cambiar las políticas que están impidiendo que ocurra la innovación sistémica. A través del apoyo de Deep Demonstrations, EIT Climate-KIC está integrando aprendizajes, ayudando a compartir estos aprendizajes y basándose en las mejores prácticas y la adaptación local para crear sociedades sostenibles e inclusivas en otros mercados, regiones y ciudades.

La recompensa amplificaría todo lo que una región se ha propuesto lograr: alcanzar emisiones netas de carbono cero, permitir que las regiones sigan siendo competitivas y no dejar a nadie atrás.

Cliona Howie ha trabajado como consultora medioambiental durante más de 20 años, apoyando tanto al sector público como al privado en áreas como conservación, eficiencia de recursos, ecología industrial y simbiosis. En EIT Climate-KIC lidera el desarrollo y la transición de la economía circular.

Laura Nolan es una experta en participación de las partes interesadas con experiencia en la ejecución de programas en los campos del cambio climático, las energías renovables y el desarrollo sostenible. En EIT Climate-KIC lidera el desarrollo de programas de economía circular y gestiona proyectos europeos como H2020 CICERONE.

Para mas información contactanos [correo electrónico protegido]

Continuar leyendo

La

La investigación muestra que el público no está preocupado por la crisis climática

Publicado

on

Una nueva investigación en Europa y Estados Unidos muestra que una gran parte del público todavía no acepta la urgencia de la crisis climática, y solo una minoría cree que los afectará a ellos y a sus familias de manera severa durante los próximos quince años.
La encuesta, que fue encargada por d | part y el Open Society European Policy Institute, forma parte de un nuevo e importante estudio sobre conciencia climática. Traza actitudes sobre la existencia, causas e impactos del cambio climático en Alemania, Francia, Italia, España, Suecia, Polonia, República Checa, Reino Unido y Estados Unidos. También examina las actitudes del público hacia una serie de políticas que la UE y los gobiernos nacionales podrían aprovechar para reducir el daño causado por las emisiones de origen humano.
El informe encuentra que, aunque una clara mayoría de los encuestados europeos y estadounidenses son conscientes de que el clima se está calentando y que es probable que tenga impactos negativos para la humanidad, existe una comprensión pública distorsionada del consenso científico tanto en Europa como en América. Esto, argumenta el informe, ha creado una brecha entre la conciencia pública y la ciencia climática, dejando al público subestimando la urgencia de la crisis y sin apreciar la escala de la acción requerida. 
Todos, excepto una pequeña minoría, aceptan que las actividades humanas tienen un papel en el cambio climático, y no más del 10% se niega a creer esto en cualquier país encuestado.  
Sin embargo, si bien la negación absoluta es rara, existe una confusión generalizada sobre el alcance de la responsabilidad humana. Las grandes minorías, que oscilan entre el 17% y el 44% en los países encuestados, todavía creen que el cambio climático es causado por igual por los seres humanos y los procesos naturales. Esto es importante porque quienes aceptan que el cambio climático es el resultado de la acción humana tienen el doble de probabilidades de creer que causará consecuencias negativas en sus propias vidas.
 
Importantes minorías creen que los científicos están igualmente divididos sobre las causas del calentamiento global, incluidos dos tercios de los votantes en la República Checa (67%) y casi la mitad en el Reino Unido (46%). En realidad, el 97 por ciento de los científicos del clima están de acuerdo en que los humanos han causado el calentamiento global reciente.
 
Una gran mayoría de ciudadanos europeos y estadounidenses en los nueve países encuestados están de acuerdo en que el cambio climático requiere una respuesta colectiva, ya sea para mitigar el cambio climático o adaptarse a sus desafíos.  Las mayorías en España (80%) Italia (73%), Polonia (64%), Francia (60%), Reino Unido (58%) y Estados Unidos (57%) están de acuerdo con la afirmación de que "Deberíamos hacer todo lo posible para detener el cambio climático".
El informe también encuentra que existe polarización a lo largo de las líneas políticas de los partidos sobre el cambio climático, tanto en Europa como en Estados Unidos. Los de izquierda tienden a ser más conscientes de la existencia, las causas y el impacto del cambio climático, y más a favor de la acción, que los de derecha. Estas diferencias son más importantes que la variación demográfica en la mayoría de los países. Por ejemplo, en EE. UU., Quienes se identifican como de izquierda en su orientación política tienen casi tres veces más probabilidades de esperar un impacto negativo en sus propias vidas (49%) en comparación con aquellos que se identifican como más de derecha (17%). La polarización también está marcada en Suecia, Francia, Italia y el Reino Unido. El único país donde existe un equilibrio en todo el espectro es la República Checa.
 
La mayoría está dispuesta a actuar sobre el cambio climático, pero las acciones que favorecen tienden a centrarse en el consumidor más que en los esfuerzos para crear un cambio social colectivo.  La mayoría de los encuestados en todos los países dicen que ya han reducido su consumo de plástico (62%), sus viajes en avión (61%) o sus viajes en automóvil (55%).  La mayoría también dice que ya tienen o planean reducir su consumo de carne, cambiar a un proveedor de energía verde, votar por un partido debido a su programa de cambio climático o comprar más alimentos orgánicos y de producción local.
 
Sin embargo, es mucho menos probable que las personas apoyen la participación de la sociedad civil directamente, y solo pequeñas minorías han donado a una organización ambiental (15% en la encuesta), se han unido a una organización ambiental (8% en toda la encuesta) o se han unido a una protesta ambiental. (9% en toda la encuesta). Solo una cuarta parte (25%) de los encuestados en la encuesta dicen que han votado por un partido político debido a sus políticas de cambio climático.
Solo el 47% de los encuestados cree que, como individuos, tienen una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático. Solo en el Reino Unido (66%), Alemania (55%), Estados Unidos (53%), Suecia (52%) y España (50%) hay una mayoría que siente un alto sentido de responsabilidad.   En todos los países encuestados, es más probable que las personas piensen que su gobierno nacional tiene una gran responsabilidad en la lucha contra el cambio climático.   Esto va desde el 77% de los encuestados en Alemania y el Reino Unido al 69% en los EE. UU., El 69% en Suecia y el 73% en España.  En todos los países de la UE, los encuestados eran un poco más propensos a considerar que la UE tenía una gran responsabilidad en la reducción del cambio climático que los gobiernos nacionales. 
 
La encuesta también encuentra que las personas prefieren que se les ofrezcan incentivos para actuar sobre el cambio climático en lugar de enfrentar prohibiciones o impuestos al carbono.  Una pequeña mayoría está dispuesta a pagar más impuestos por una mayor acción contra el cambio climático, aparte de Francia, Italia y la República Checa, pero el porcentaje que está dispuesto a pagar más de una pequeña cantidad (el salario de una hora al mes) se limita a más una cuarta parte, en España y Estados Unidos.  El aumento de los impuestos en todos los vuelos o la introducción de un impuesto para los viajeros frecuentes consiguió cierto apoyo en los países encuestados (entre el 18% y el 36%, en conjunto). Aunque la política preferida para abordar las emisiones de los viajes aéreos, por un claro margen, fue la mejora de la infraestructura terrestre para autobuses y trenes.
Heather Grabbe, directora del Open Society European Policy Institute, dijo: “Muchos cLos ciudadanos de Europa y Estados Unidos aún no se dan cuenta de que el consenso científico sobre la responsabilidad humana por el cambio climático es abrumador. Aunque el negacionismo absoluto es raro, existe una falsa creencia generalizada, promovida por intereses creados que se oponen a las reducciones de emisiones, de que los científicos están divididos sobre si los humanos están causando el cambio climático, cuando de hecho el 97% de los científicos lo saben.
 
"Este suave negacionismo importa porque adormece al público haciéndole pensar que el cambio climático no afectará mucho sus vidas en las próximas décadas, y no se dan cuenta de cuán radicalmente necesitamos cambiar nuestro sistema económico y nuestros hábitos para evitar el colapso ecológico. Las encuestas muestran que cuanto más convencida está la gente de que el cambio climático es el resultado de la actividad humana, con mayor precisión estiman su impacto y más quieren acción ".
Jan Eichhorn, director de investigación de d | part y autor principal del estudio, dijo: "El público en Europa y los EE. UU. Quieren ver acciones en respuesta al cambio climático en todos los grupos demográficos. Los políticos deben mostrar liderazgo para responder a este deseo en una forma ambiciosa que mejora la comprensión de la gente sobre la gravedad de la crisis y el impacto que tienen los seres humanos, ya que esta comprensión no está lo suficientemente desarrollada hasta ahora. No basta con confiar en la acción individual. La gente ve al estado y las organizaciones internacionales de la UE a cargo. La gente está principalmente dispuesta a ser convencida de apoyar una acción más amplia, pero para lograrlo se requiere urgentemente más trabajo por parte de los actores políticos y de la sociedad civil ".
 
RECOMENDACIONES:
  • Una gran mayoría de europeos y estadounidenses cree que se está produciendo el cambio climático. En los nueve países encuestados, una abrumadora mayoría de los encuestados dice que el clima está probablemente o definitivamente cambiando, oscilando entre el 83 por ciento en los Estados Unidos y el 95 por ciento en Alemania.
  • La negación absoluta del cambio climático es escasa en todos los países encuestados. Estados Unidos y Suecia tienen el grupo más grande de personas que dudan del cambio climático o están convencidos de que no está sucediendo, e incluso aquí, solo comprende algo más del 10 por ciento de los encuestados.
  • Sin embargoMás de un tercio (35%) de los encuestados en los nueve países atribuyen el cambio climático a un equilibrio de procesos naturales y humanos. - con este sentimiento más pronunciado en Francia (44%), República Checa (39%) y Estados Unidos (38%). La opinión de la pluralidad entre los encuestados es que se debe "principalmente a la actividad humana".
  • Un grupo significativo de escépticos de la atribución 'suave' cree que, Contrariamente al consenso científico, el cambio climático es causado igualmente por actividades humanas y procesos naturales.: estas circunscripciones oscilan entre el 17% en España y el 44% en Francia. Cuando se suman a los escépticos de la atribución “dura”, que no creen que la actividad humana sea un factor que contribuya al cambio climático, estos escépticos juntos constituyen la mayoría en Francia, Polonia, la República Checa y los Estados Unidos.
  • La mayoría cree que el cambio climático tendrá consecuencias muy negativas para la vida en la tierra en España (65%), Alemania (64%), Reino Unido (60%), Suecia (57%), República Checa (56%) e Italia ( 51%).  Sin embargo, hay una minoría significativa de "escépticos del impacto" que creen que las consecuencias negativas serán superadas por las positivas, que van del 17% en la República Checa al 34% en Francia. También hay un grupo en el medio que no ve el calentamiento global como inofensivo, pero piensa que las consecuencias negativas también se compensarán con las positivas. Este "grupo medio" oscila entre el 12% en España y el 43% en Francia. 
  • La mayoría de la gente no cree que sus propias vidas se vean fuertemente afectadas por el cambio climático en los próximos quince años. Solo en Italia, Alemania y Francia más de una cuarta parte de las personas piensan que sus vidas se verán fuertemente afectadas por el cambio climático para 2035 si no se toman medidas adicionales. Si bien la opinión predominante es que habrá algo cambio en sus vidas, una minoría considerable cree que sus vidas no cambiarán en absoluto como resultado del cambio climático descontrolado, con el grupo más grande en la República Checa (26%) seguido de Suecia (19%), los Estados Unidos y Polonia ( 18%), Alemania (16%) y Reino Unido (15%).
  • La edad influye en las opiniones sobre el cambio climático, pero solo en algunos países. En general, es más probable que las personas más jóvenes esperen impactos negativos del cambio climático en sus vidas para 2035 si no se hace nada para abordar los problemas. Esta tendencia es particularmente fuerte en Alemania; donde se esperan impactos negativos para el 36% de las personas de 18 a 34 años (en comparación con el 30% de las personas de 55 a 74 años), Italia; (46% de los jóvenes de 18 a 34 años en comparación con el 33% de los de 55 a 74 años), España; (43% de los jóvenes de 18 a 34 años en comparación con el 32% de los de 55 a 74 años) y el Reino Unido; (36% de los jóvenes de 18 a 34 años en comparación con el 22% de los de 55 a 74 años).
  • La imposición de impuestos más altos a los vuelos solo se ve como la mejor opción para reducir las emisiones de los vuelos por una minoría - desde el 18 por ciento en España hasta el 30 por ciento en los Estados Unidos y el 36 por ciento en el Reino Unido. Una prohibición total de los vuelos internos dentro de los países es incluso menos popular, y goza de mayor apoyo en Francia (14%) y Alemania (14%). La política más popular para reducir las emisiones de los viajes en avión es la mejora de las redes de trenes y autobuses, que es elegida como la mejor política por la mayoría de los encuestados en España, Italia y Polonia.
  • La mayoría en la mayoría de los países está dispuesta a persuadir a sus amigos y familiares para que se comporten de una manera más respetuosa con el clima - con solo el 11 por ciento en Italia y el 18 por ciento en España no dispuestos a hacer esto. Sin embargo, casi el 40 por ciento de las personas en la República Checa, Francia, Estados Unidos y el Reino Unido no contemplarían esta idea en absoluto.
  • Existe un apoyo generalizado para cambiar a una empresa de energía verde para proporcionar energía doméstica.. Sin embargo, Francia y los EE. UU. Tienen grandes minorías (42% y 39% respectivamente) que no considerarían un cambio a la energía verde. Esto se compara con solo el 14 por ciento en Italia y el 20 por ciento en España que no consideraría un cambio a la energía verde.
  • La mayoría en Europa está dispuesta a reducir su consumo de carne, pero las cifras varían mucho. Solo una cuarta parte de las personas en Italia y Alemania no dispuestos a reducir su consumo de carne, en comparación con el 58 por ciento de las personas en la República Checa, el 50 por ciento de las personas en los Estados Unidos y alrededor del 40 por ciento en España, el Reino Unido, Suecia y Polonia.

Continuar leyendo
Anuncio

Facebook

Twitter

Trending