Contáctanos

Economía

Se necesitan medidas para garantizar el suministro de café, los ingresos de los agricultores y la biodiversidad

COMPARTIR:

Publicado

on

La inacción de las empresas cafeteras está amenazando el suministro mundial de café, así como los medios de vida de los agricultores y el mundo natural, según el Barómetro del Café 2023, un informe en profundidad sobre el estado de la sostenibilidad en la industria. Advierte que a pesar de las leyes antideforestación de la UE, la tala de bosques continuará a buen ritmo, escribe el editor político Nick Powell.

Aproximadamente 130,000 hectáreas de bosque se han perdido anualmente en los últimos 20 años debido a la tala de tierras para el cultivo de café mientras los agricultores intentan llegar a fin de mes. Sin embargo, sus ingresos se mantienen en el umbral de pobreza o por debajo de él en ocho de los diez mayores países productores de café. Esta realidad amenaza a todo el sector y tiene peligrosas implicaciones ambientales.

El Barómetro del Café, elaborado por Ethos Agriculture con el apoyo de Conservación Internacional y Solidaridad, también advierte que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático podría reducir drásticamente la cantidad de tierra apta para el cultivo de café para 2050. “La creciente demanda de café combinada con bajos ingresos y Las tierras cada vez más improductivas pueden incentivar a los agricultores a expandir sus granjas a elevaciones más altas y a bosques previamente vírgenes”. dice Sjoerd Panhuysen de Ethos Agriculture, quien quiere que la industria del café tome medidas proactivas e invierta significativamente en la promoción de la producción, el comercio y el consumo sostenibles de café.

El Barómetro 2023 también marca el lanzamiento del Coffee Brew Index, que evalúa la sostenibilidad y los compromisos sociales de las 11 principales empresas tostadoras de café del mundo. Si bien hay líderes y rezagados, todas las empresas no logran abordar cuestiones críticas en sus cadenas de suministro de café. Sólo dos tostadores, Nestlé y Starbucks, publicitan estrategias desarrolladas para alcanzar sus objetivos sociales y de sostenibilidad.

Aunque la mayoría de las empresas del Índice se han fijado compromisos de sostenibilidad ambiciosos, estos a menudo carecen de metas y objetivos mensurables y con plazos determinados. Cinco de los principales tostadores siguen dependiendo de inversiones y proyectos puntuales ad hoc. Estos no son necesariamente parte de una estrategia más amplia para alcanzar objetivos sociales, ambientales y económicos, sino que se centran principalmente en mejorar la eficiencia y la calidad del café.

“Cualquier estrategia que carezca de objetivos mensurables y con plazos determinados no es una estrategia. Los compromisos sin métricas para medir el éxito no incentivarán el compromiso necesario en la cadena de suministro para lograr un progreso significativo”, dice Andrea Olivar, Directora de Estrategia y Calidad de Solidaridad en América Latina. La mayoría de las empresas tostadoras pulen sus credenciales de sustentabilidad participando en iniciativas con otros las partes interesadas pero avanzan poco al no haber compromisos vinculantes.   

El Barómetro también cuestiona la disposición de la industria para cumplir con el Reglamento sobre deforestación de la UE y pide a las empresas que se comprometan con él. La regulación, que entrará en vigor en 2025, es un esfuerzo innovador para garantizar que las principales empresas que comercian con productos básicos globales no contribuyan a la deforestación global. Responsabiliza a las empresas de demostrar que sus proveedores no están provocando deforestación. 

Anuncio

Existe el peligro de que las empresas eviten las zonas del mundo denominadas "de riesgo", donde el cumplimiento de la regulación será más oneroso. Esto significa que pueden obtener su café de países más desarrollados, como Brasil, donde los agricultores tienen más recursos para prepararse para los nuevos requisitos y prosperar bajo su régimen.

En lugares más riesgosos, como la mayoría de los países africanos productores de café, los agricultores son de pequeña escala y están fragmentados, y carecen del apoyo gubernamental necesario para demostrar el cumplimiento y adaptarse a la nueva regulación. Éstas también suelen ser las fronteras de una posible deforestación. Los agricultores que pierdan el acceso al mercado europeo podrían verse obligados a expandir sus fincas hacia áreas boscosas para producir más café, vendido más barato en mercados con reglas menos estrictas sobre deforestación y condiciones laborales. 

Se estima que 12.5 millones de agricultores producen café en aproximadamente 70 países, pero sólo cinco de ellos (Brasil, Vietnam, Colombia, Indonesia y Honduras) aportan el 85% del suministro mundial de café. El 15% restante lo producen 9.6 millones de productores de café, a menudo pequeños agricultores económicamente precarios que carecen de los recursos necesarios para cumplir con los estándares de sostenibilidad o encontrar fuentes de ingresos alternativas. Sus necesidades son distintas de las demás y requieren soluciones personalizadas que aborden las realidades económicas y jurídicas, a menudo radicalmente diferentes, a las que se enfrentan.

Los autores del Barómetro sostienen que si los principales tostadores de café toman en serio la lucha contra la pobreza y la deforestación, deben evitar excluir a esos agricultores de sus cadenas de suministro. Las empresas cafeteras tienen los recursos para redoblar sus esfuerzos e invertir en estas regiones vulnerables, trabajando localmente con el gobierno, la sociedad civil y los grupos de productores. Las soluciones a medida implicarán escuchar las prioridades y perspectivas de los productores y realizar inversiones significativas. 

"Invertir en comunidades agrícolas en paisajes vulnerables puede parecer una opción arriesgada; sin embargo, estas inversiones son esenciales para mitigar los riesgos y abordar las causas fundamentales de la deforestación global, evitando al mismo tiempo excluir a los pequeños agricultores vulnerables de los mercados globales", dice Niels Haak, Director de Desarrollo Sostenible. Asociaciones cafeteras en Conservación Internacional.

La UE y las principales empresas cafeteras del mundo deben trabajar para garantizar que los costos de prevenir la deforestación no recaigan sobre quienes ya viven en la pobreza. Los autores del Barómetro instan a la Unión Europea a apoyar la implementación del Reglamento sobre la deforestación con una serie de medidas de acompañamiento para minimizar el impacto en los pequeños agricultores y apoyar a los países productores de café en su transición sostenible.

Comparte este artículo:

EU Reporter publica artículos de una variedad de fuentes externas que expresan una amplia gama de puntos de vista. Las posiciones adoptadas en estos artículos no son necesariamente las de EU Reporter.

Tendencias