Conecta con nosotros

Agricultura

La transición verde de la UE debe ser justa para los agricultores nacionales y extranjeros

COMPARTIR:

Publicado

on

Usamos su registro para proporcionar contenido en las formas en que usted ha dado su consentimiento y para mejorar nuestra comprensión de usted. Puede darse de baja en cualquier momento.

Ya lidiando con costes altísimos y golpes climáticos, los agricultores de la UE se enfrentan ahora a una amenaza inminente de la Comisión. La comisión de agricultura del Parlamento Europeo cuestiona la decisión del ejecutivo de la UE directiva de emisiones industriales Propuestas de reforma (IED), que someterían a más ganaderos a "permisos de contaminación" obligatorios y costosos destinados a reducir drásticamente las emisiones de carbono industrial del bloque., escribe Colin Stevens.

Si bien inicialmente se aplican a aproximadamente el 4 % de las granjas porcinas y avícolas, los nuevos planes IED de la Comisión ampliarían significativamente la red al reducir el umbral de tamaño en el que las granjas se clasifican como "agroindustriales". A principios de este mes, los representantes agrícolas de los estados miembros criticaron el hecho de que la Comisión no tuvo en cuenta las necesidades regionales y el tipo de granja, como las de pequeña escala o las de gestión familiar, que, según argumentan, están siendo atacadas injustamente.

Estas propuestas constituyen una amenaza directa a la viabilidad de los agricultores en el centro del sistema alimentario del bloque, continuando una tendencia de políticas alimentarias de la UE bien intencionadas pero mal concebidas.

Aumentan las tensiones comerciales mundiales

En particular, los detractores de la reforma de la IED han destacó el riesgo de que la consiguiente disminución de la producción local pueda “conducir a una mayor dependencia de las exportaciones”, lo que sería antitético para los objetivos ecológicos, de salud y de competencia de la UE.

Los estándares agroalimentarios del bloque están despertando tensiones entre la UE y socios comerciales mundiales, como Indonesia, India y Brasil, que desacreditar Las regulaciones de sostenibilidad de Bruselas como barreras comerciales injustas y excesivamente costosas que equivalen a un “imperialismo regulatorio”. Un ejemplo notable es el de la UE Mecanismo de Ajuste Fronterizo de Carbono (CBAM), un impuesto verde diseñado para proteger el mercado interno de los torrentes de importaciones agrícolas baratas de países con estándares de producción ambiental más laxos y reducir las exportaciones de emisiones de carbono agrícola de la UE.

Incluso las relaciones comerciales agrícolas entre la UE y los EE. UU. se han vuelto cada vez más tensas, con una larga disputa arancelaria entre España y EE.UU. sobre las exportaciones de aceitunas de la primera sigue sin resolverse. El comité de agricultura del Parlamento de la UE se reunió recientemente para discutir la tarifa del olivo, que EE. UU. impuso en 2018 con el argumento de que los subsidios de la Política Agrícola Común (PAC) del bloque estaban perjudicando a sus homólogos estadounidenses. Los representantes agrícolas europeos y los eurodiputados han advertido que esta política que constituye un “ataque directo a la PAC”, al tiempo que enfatiza que los productores locales de carne, aceite de oliva y otros productos básicos europeos de todo el bloque podrían enfrentar juegos de poder proteccionistas similares.

Anuncio

El etiquetado alimentario de la UE añade nuevos desafíos

Irónicamente, estos mismos agricultores europeos también se enfrentan a un riesgo inminente de la política de la UE. Como parte de 'Granja de Tenedor', la estrategia alimentaria saludable y sostenible del bloque, la Comisión está desarrollando una propuesta para una etiqueta alimentaria armonizada en el frente del paquete (FOP) para abordar el aumento de la obesidad.

Si bien alguna vez se consideró una apuesta segura, la Comisión ha indicado que no se adoptará el Nutri-Score de Francia. No está claro qué decidirá el ejecutivo de la UE, ya que está considerando incorporar elementos de varios sistemas existentes, aunque parece poco probable que la combinación de etiquetas imperfectas resulte en un resultado positivo. La caída en desgracia de Nutri-Score se puede atribuir en gran parte a la grito de gobiernos, asociaciones agrícolas y nutricionistas de toda Europa, que han destacado su algoritmo desequilibrado, que pesa Los nutrientes "negativos" - a saber, sal, azúcar y grasas - mucho más que los nutrientes positivos, lo que lleva a puntajes engañosamente duros para los productos europeos tradicionales.

Este sistema de puntuación defectuoso no solo se suma a los desafíos económicos y de competencia ya sustanciales que enfrentan los productores locales de cerdos, lácteos y aceite de oliva, sino que también falla a los consumidores. Johanie Sulliger, una dietista residente en Suiza, ha explicado que debido a que el algoritmo de Nutri-Score no evalúa micronutrientes como vitaminas y minerales, los productos que los nutricionistas normalmente no recomendarían pueden recibir puntajes muy positivos, concluyendo que la etiqueta no respalda una dieta balanceada.

La incursión en las etiquetas alimentarias de América del Sur

Antes de una posible decisión de 2023, la Comisión debería analizar las experiencias de etiquetado de alimentos en América del Sur. En 2016, Chile introdujo una etiqueta negra con una señal de alto que alerta a los consumidores sobre productos con alto contenido de azúcar, sal y grasa, con FOP similares con enfoque negativo implementadas en Uruguay, Perú y Ecuador.

La investigación sobre la FOP de Chile ha revelado una caída en las compras de productos "altos en", pero un aumento comparativamente débil en el consumo de alimentos saludables, e incluso un ligero incrementar en la obesidad infantil. Además, los hogares con un alto nivel educativo han visto una mayor reducción de calorías no saludables que los hogares con menos educación, mientras que los hogares con ingresos más bajos han progresado menos en la ingesta de calorías saludables. Del mismo modo, un estudio de 2019 encontrado que la etiqueta de los alimentos de Ecuador tuvo solo “un impacto marginal en las compras de los consumidores, y principalmente entre aquellos de niveles socioeconómicos más altos”.

Este impacto desigual refleja un consenso sobre el vínculo entre la educación y la respuesta a la información nutricional. Simplemente agregar etiquetas de FOP no es suficiente para mejorar significativamente la salud pública, ya que corre el riesgo de confundir a los consumidores y exacerbar las brechas de salud existentes. Esto es particularmente preocupante para Europa, donde la obesidad es creciente más rápido entre los grupos socioeconómicos bajos.

Los agricultores locales son una parte clave de la solución

Con las ambiciones de la UE de un sistema alimentario saludable y sostenible en peligro por el deterioro de las relaciones comerciales por un lado, y una etiqueta alimentaria potencialmente equivocada por el otro, Bruselas necesita un nuevo modelo.

Encontrar puntos en común entre Bruselas, sus socios comerciales y su propio sector agrícola será un desafío, pero las soluciones deberían comenzar por apoyar a los productores locales. Como han dicho los expertos en agricultura sostenible Lasse Bruun y Milena Bernal Rubio argumentó, poner a los "pequeños productores... al frente y al centro" podría "ayudar a revertir años de daños, combatir la inseguridad alimentaria y aumentar la producción agroecológica". Fundamentalmente, este enfoque implicaría apoyar tanto a los agricultores nacionales como a los de los socios comerciales en América del Sur y otras regiones de alta exportación.

Si bien se justifica que la UE mantenga estándares comerciales ambientales sólidos, tanto por motivos de sostenibilidad como de competencia, debería compensar el impacto económico en las economías emergentes apoyando financieramente su transición agrícola verde. Es alentador que el eurodiputado holandés y ponente del impuesto sobre el carbono, Mohammed Chahim, haya dicho que su impacto sería contrarrestado por decenas de miles de millones en proyectos climáticos en el extranjero para garantizar una transición ambiental y económicamente justa en Europa y en el extranjero.

Este mismo espíritu de distribución de la carga de la transición verde debe aplicarse a las políticas internas, como las propuestas de reforma de la IED que se debaten en el Parlamento de la UE, otro ejemplo de política bien intencionada pero, en última instancia, fuera de contacto de Bruselas. En el futuro, la UE debe dirigir sus políticas del Pacto Verde a la construcción de un sistema alimentario con productores locales empoderados en su núcleo.

Comparte este artículo:

EU Reporter publica artículos de una variedad de fuentes externas que expresan una amplia gama de puntos de vista. Las posiciones adoptadas en estos artículos no son necesariamente las de EU Reporter.
Anuncio

Tendencias