Contáctanos

La economía

Estado de la Unión el 2013

COMPARTIR:

Publicado

on

Usamos su registro para proporcionar contenido en las formas en que usted ha dado su consentimiento y para mejorar nuestra comprensión de usted. Puede darse de baja en cualquier momento.

Barroso1Presidente de la Comisión Europea José Manuel Barroso:

Señor presidente,

Presidencia del Consejo,

Anuncio

Honorables miembros,

Damas y caballeros,

Dentro de ocho meses, los votantes de toda Europa juzgarán lo que hemos logrado juntos en los últimos cinco años.

Anuncio

En estos años 5, Europa ha estado más presente que nunca en las vidas de los ciudadanos. Europa se ha discutido en los cafés y en los programas de entrevistas populares en todo nuestro continente.

Hoy, quiero ver lo que hemos hecho juntos. En lo que aún tenemos que hacer. Y quiero presentar las que creo que son las ideas principales para un debate político verdaderamente europeo antes de las elecciones del próximo año.

Honorables miembros,

 

Mientras hablamos, hace exactamente 5 años atrás, el gobierno de los Estados Unidos se hizo cargo de Fannie Mae y Freddie Mac, rescató a AIG y Lehman Brothers se declaró en bancarrota.

Estos eventos desencadenaron la crisis financiera mundial. Se convirtió en una crisis económica sin precedentes. Y se convirtió en una crisis social con dramáticas consecuencias para muchos de nuestros ciudadanos. Estos eventos han agravado el problema de la deuda que aún inquieta a nuestros gobiernos. Han llevado a un aumento alarmante en el desempleo, especialmente entre los jóvenes. Y todavía están frenando a nuestros hogares y nuestras empresas.

Pero Europa se ha defendido. En esos años 5, hemos dado una respuesta determinada. Sufrimos la crisis juntos. Nos dimos cuenta de que teníamos que luchar juntos. Y lo hicimos, y lo estamos haciendo.

Si miramos hacia atrás y pensamos en lo que hemos hecho juntos para unir a Europa durante la crisis, creo que es justo decir que nunca habríamos pensado en todo esto posible hace 5 hace años.

Estamos reformando fundamentalmente el sector financiero para que los ahorros de las personas estén seguros.

Hemos mejorado la forma en que los gobiernos trabajan juntos, cómo vuelven a las finanzas públicas sanas y modernizan sus economías.

Hemos movilizado más de 700 mil millones de euros para sacar a los países afectados por la crisis, el mayor esfuerzo realizado en la estabilización entre países.

Todavía recuerdo vívidamente mi reunión del año pasado con los economistas en jefe de muchos de nuestros principales bancos. La mayoría de ellos esperaban que Grecia abandonara el euro. Todos temían la desintegración de la zona euro. Ahora podemos dar una respuesta clara a esos temores: nadie se ha ido o se ha visto obligado a abandonar el euro. Este año, la Unión Europea se amplió de 27 a los estados miembros de 28. El próximo año, la zona del euro pasará de 17 a 18.

Lo que importa ahora es lo que hacemos de este progreso. ¿Lo hablamos o lo decimos? ¿Sacamos confianza de ello para perseguir lo que hemos comenzado, o restamos importancia a los resultados de nuestros esfuerzos?

Honorables miembros,

Acabo de regresar del G20 en San Petersburgo. Les puedo decir: este año, a diferencia de los últimos años, los europeos no recibimos ninguna lección de otras partes del mundo sobre cómo abordar la crisis. Recibimos aprecio y aliento.

No porque la crisis haya terminado, porque no ha terminado. La resistencia de nuestra Unión continuará siendo probada. Pero lo que estamos haciendo crea la confianza de que estamos superando la crisis, siempre que no seamos complacientes.

Estamos abordando nuestros desafíos juntos.

Tenemos que abordarlos juntos.

En nuestro mundo de cambios tectónicos geoeconómicos y geopolíticos, creo que solo juntos, como Unión Europea, podemos dar a nuestros ciudadanos lo que aspiran: que nuestros valores, nuestros intereses, nuestra prosperidad están protegidos y promovidos en la era de la globalización. .

Así que ahora es el momento de superar los asuntos puramente nacionales e intereses parroquiales y tener un progreso real para Europa. Traer una perspectiva verdaderamente europea al debate con las circunscripciones nacionales.

Ahora es el momento para que todos aquellos que se preocupan por Europa, sea cual sea su posición política o ideológica, de donde vengan, hablen por Europa.

Si nosotros mismos no lo hacemos, tampoco podemos esperar que otros lo hagan.

Honorables miembros,

Hemos recorrido un largo camino desde el inicio de la crisis.

En el discurso sobre el estado de la Unión del año pasado, dije que "a pesar de todos [nuestros] esfuerzos, nuestras respuestas aún no han convencido a los ciudadanos, los mercados o nuestros socios internacionales".

Un año después, los hechos nos dicen que nuestros esfuerzos han comenzado a convencer. Los diferenciales generales están bajando. Los países más vulnerables están pagando menos para pedir prestado. La producción industrial está aumentando. La confianza del mercado está regresando. Los mercados de valores están funcionando bien. La perspectiva del negocio está mejorando constantemente. La confianza del consumidor está aumentando considerablemente.

Vemos que los países que son más vulnerables a la crisis y que ahora están haciendo más para reformar sus economías, están comenzando a observar resultados positivos.

En España, como una señal de las reformas muy importantes y el aumento de la competitividad, las exportaciones de bienes y servicios ahora representan el 33% del PIB, más que nunca desde la introducción del euro. Irlanda ha podido extraer dinero de los mercados de capital desde el verano de 2012, se espera que la economía crezca por tercer año consecutivo en 2013 y que las empresas manufactureras irlandesas vuelvan a contratar personal.

En Portugal, ahora se espera que la cuenta corriente externa, que era estructuralmente negativa, esté equilibrada en términos generales, y el crecimiento se está recuperando después de muchos trimestres en números rojos. Grecia ha completado, solo en 3 años, un ajuste fiscal verdaderamente notable, está recuperando competitividad y se acerca por primera vez en décadas a un superávit primario. Y Chipre, que ha comenzado el programa más tarde, también lo está implementando según lo programado, que es la condición previa para volver al crecimiento.

Para Europa, la recuperación está a la vista.

Por supuesto, debemos estar atentos. "Una golondrina no hace verano, ni un buen día". Seamos realistas en el análisis. No sobreestimemos, pero tampoco subestimemos lo que se ha hecho. Incluso un buen trimestre no significa que estemos fuera del clima económico pesado. Pero demuestra que estamos en el camino correcto. Sobre la base de las cifras y la evolución tal como las vemos ahora, tenemos buenas razones para tener confianza.

Esto debería empujarnos a mantener nuestros esfuerzos. Se lo debemos a aquellos para quienes la recuperación aún no está al alcance, a aquellos que aún no se benefician de desarrollos positivos. Se lo debemos a nuestro 26 millones desempleados. Especialmente a los jóvenes que nos buscan para darles esperanza. La esperanza y la confianza también son parte de la ecuación económica.

Honorables miembros,

Si estamos donde estamos hoy, es porque hemos demostrado la resolución de adaptar tanto nuestra política como nuestras políticas a las lecciones extraídas de la crisis.

Y cuando digo 'nosotros', realmente quiero decir: 'nosotros': realmente ha sido un esfuerzo conjunto.

En todos y cada uno de los pasos, usted, el Parlamento Europeo, ha desempeñado un papel decisivo a través de uno de los registros de trabajo legislativo más impresionantes de la historia. Personalmente creo que esto no es lo suficientemente conocido por los ciudadanos de Europa, y usted merece más crédito y reconocimiento por esto.

Así que continuemos trabajando juntos para reformar nuestras economías, para el crecimiento y el empleo, y para adaptar nuestra arquitectura institucional. Solo si lo hacemos, también dejaremos atrás esta fase de la crisis.

Hay mucho que todavía podemos lograr juntos, en el mandato de este Parlamento y de esta Comisión.

Lo que podemos y debemos hacer, ante todo, seamos concretos, es lograr la unión bancaria. Es la primera y más urgente fase en el camino hacia la profundización de nuestra unión económica y monetaria, tal como se describe en el Plan de la Comisión presentado el pasado otoño.

El proceso legislativo sobre el Mecanismo Único de Supervisión está casi terminado. El siguiente paso es la valoración independiente de los activos de los bancos por parte del BCE, antes de que asuma su rol de supervisión.

Nuestra atención ahora debe dirigirse urgentemente al Mecanismo Único de Resolución. La propuesta de la Comisión está sobre la mesa desde julio y, juntos, debemos hacer lo necesario para que se adopte todavía durante este mandato.

Es la forma de garantizar que los contribuyentes ya no sean los que están en la línea del frente para pagar el precio de la quiebra bancaria. Es la forma de avanzar en el desacoplamiento bancario del riesgo soberano.

Es la forma de remediar uno de los resultados más alarmantes e inaceptables de la crisis: una mayor fragmentación del sector financiero y los mercados crediticios de Europa, incluso una renacionalización implícita.

Y también es la manera de ayudar a restaurar los préstamos normales a la economía, especialmente a las PYME. Porque a pesar de la política monetaria flexible, el crédito aún no está fluyendo lo suficiente a la economía en toda la zona del euro. Esto debe ser resuelto con resolución.

En última instancia, se trata de una cosa: el crecimiento, que es necesario para remediar el problema más acuciante de la actualidad: el desempleo. El nivel actual de desempleo es económicamente insostenible, políticamente insostenible, socialmente inaceptable. Así que todos los que estamos aquí en la Comisión, y me complace tener a todos mis Comisarios hoy aquí conmigo, todos queremos trabajar intensamente con ustedes y con los Estados miembros para cumplir con la mayor parte de nuestra agenda de crecimiento Posiblemente podamos, estamos movilizando todos los instrumentos, pero, por supuesto, tenemos que ser honestos, no todos están a nivel europeo, algunos son a nivel nacional. Quiero centrarme en la aplicación de las decisiones sobre empleo juvenil y financiación de la economía real. Necesitamos evitar una recuperación sin trabajo.

Por lo tanto, Europa debe acelerar el ritmo de las reformas estructurales. Nuestras recomendaciones específicas por país establecen lo que los estados miembros deben hacer al respecto.

A nivel de la UE, porque hay lo que se puede hacer a nivel nacional y lo que se puede hacer a nivel europeo, la atención debe centrarse en lo que más importa para la economía real: explotar todo el potencial del mercado único es lo primero.

Tenemos un mercado único de bienes que funciona bien, y vemos los beneficios económicos de eso. Necesitamos extender la misma fórmula a otras áreas: movilidad, comunicaciones, energía, finanzas y comercio electrónico, por nombrar solo algunas. Tenemos que eliminar los obstáculos que frenan a las empresas y personas dinámicas. Tenemos que completar la conexión de Europa.

Me gustaría anunciar que, hoy, adoptaremos formalmente una propuesta que da un impulso hacia un mercado único de telecomunicaciones. Los ciudadanos saben que Europa ha reducido drásticamente los costes de la itinerancia. Nuestra propuesta fortalecerá las garantías y bajará los precios al consumidor, y presentará nuevas oportunidades para las empresas. Sabemos que en el futuro, el comercio será cada vez más digital. ¿No es una paradoja que tengamos un mercado interno de bienes, pero en lo que respecta al mercado digital, tengamos 28 mercados nacionales? ¿Cómo podemos aprovechar todas las oportunidades del futuro que abre la economía digital si no concluimos este mercado interior?

La misma lógica se aplica a la agenda digital más amplia: resuelve problemas reales y mejora la vida diaria de los ciudadanos. La fuerza de la futura base industrial europea depende de qué tan bien estén interconectadas las personas y las empresas. Y al combinar adecuadamente la agenda digital con la protección de datos y la defensa de la privacidad, nuestro modelo europeo refuerza la confianza de los ciudadanos. Tanto con respecto a los desarrollos internos como externos, la adopción de la legislación propuesta sobre protección de datos es de suma importancia para la Comisión Europea.

El mercado único es una palanca clave para la competitividad y el empleo. Adoptando todas las propuestas restantes en virtud del Acta del Mercado Único I y II, e implementando el Mecanismo Conectar Europa en los próximos meses, sentaremos las bases de la prosperidad en los próximos años.

También nos estamos adaptando a una transformación dinámica a escala global, por lo que debemos fomentar este dinamismo innovador a escala europea. Por eso también debemos invertir más en innovación, en tecnología y en el papel de la ciencia. Tengo una gran fe en la ciencia, en la capacidad de la mente humana y de una sociedad creativa para resolver sus problemas. El mundo está cambiando dramáticamente. Y creo que muchas de las soluciones vendrán, en Europa y fuera de Europa, de nuevos estudios científicos, de nuevas tecnologías. Y me gustaría que Europa liderara ese esfuerzo a nivel mundial. Por eso, nosotros, el Parlamento y la Comisión, hemos dado tanta prioridad a Horizonte 2020 en los debates sobre el presupuesto de la UE.

Es por eso que utilizamos el presupuesto de la UE para invertir en habilidades, educación y formación profesional, dinamizando y apoyando el talento. Es por eso que hemos presionado por Erasmus Plus.

Y es por eso que, a finales de este otoño, haremos nuevas propuestas para una política industrial apta para el siglo 21st. Por qué movilizamos el apoyo a las PYME porque creemos que una base industrial dinámica y sólida es indispensable para una economía europea fuerte.

Y mientras luchamos contra el cambio climático, nuestros objetivos 20-20-20 han colocado a nuestra economía en el camino hacia el crecimiento ecológico y la eficiencia de los recursos, reduciendo costos y creando empleos.

Para finales de este año, presentaremos propuestas concretas para nuestro marco de energía y clima hasta 2030. Y continuaremos dando forma a la agenda internacional al desarrollar un acuerdo global de clima global y legalmente vinculante por parte de 2015, con nuestros socios. Solo Europa no puede hacer toda la lucha por el cambio climático. Francamente, necesitamos a los otros también a bordo. Al mismo tiempo, continuaremos nuestro trabajo sobre el impacto de los precios de la energía en la competitividad y en la cohesión social.

Todos estos impulsores del crecimiento forman parte de nuestra agenda "Europa 2020", y su implementación completa y rápida es más urgente que nunca. En ciertos casos, debemos ir más allá de la agenda 2020.

Esto significa que también debemos perseguir nuestra agenda comercial activa y asertiva. Se trata de unirnos más cerca del crecimiento de terceros mercados y garantizar nuestro lugar en la cadena de suministro global. Contrariamente a la percepción, donde la mayoría de nuestros ciudadanos piensan que estamos perdiendo en el comercio global, tenemos un superávit comercial significativo y creciente de más de 300 mil millones de euros al año, bienes, servicios y agricultura. Necesitamos construir sobre eso. Esto también exigirá toda nuestra atención en los próximos meses, especialmente con la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión con los Estados Unidos y las negociaciones con Canadá y Japón.

Y por último, pero no menos importante, tenemos que intensificar nuestro juego en la implementación del Marco Financiero Plurianual, el presupuesto europeo. El presupuesto de la UE es la palanca más concreta que tenemos a mano para impulsar las inversiones. En algunas de nuestras regiones, el presupuesto de la Unión Europea es la única forma de conseguir inversión pública porque no tienen las fuentes a nivel nacional.

Tanto el Parlamento Europeo como la Comisión querían más recursos. Hemos estado juntos en esa pelea. Pero aun así, el presupuesto de la UE de un solo año representa más dinero, en los precios actuales, que todo el plan Marshall en su momento. Asegurémonos ahora de que los programas puedan comenzar el 1 de enero de 2014. Que los resultados se sientan sobre el terreno. Y que utilicemos las posibilidades de financiación innovadora, desde instrumentos que ya han comenzado, hasta dinero del BEI, pasando por bonos de proyectos.

Tenemos que cumplir el compromiso que asumimos en julio. Por parte de la Comisión, cumpliremos. Por ejemplo, presentaremos el segundo presupuesto rectificativo para 2013 todavía este mes. No hay tiempo que perder, así que le advierto que no lo sostenga. En particular, insto a los Estados miembros a que no se demoren.

No puedo enfatizar esto lo suficiente: los ciudadanos no se convencerán con retórica y promesas solamente, sino solo con un conjunto concreto de logros comunes. Tenemos que mostrar las muchas áreas donde Europa ha resuelto problemas para los ciudadanos. Europa no es la causa de los problemas, Europa es parte de la solución.

Me refiero a lo que tenemos que hacer aún más extensamente en la carta de hoy al Presidente del Parlamento Europeo, que también habrá recibido. No voy a entrar ahora en detalles sobre el programa para el próximo año.

Mi punto de hoy es claro: juntos, todavía queda mucho por lograr antes de las elecciones. No es el momento de tirar la toalla, es el momento de enrollar nuestras mangas.

Honorables miembros,

Nada de esto es fácil. Estos son tiempos difíciles, una verdadera prueba de resistencia para la UE. El camino de la reforma permanente y profunda es tan exigente como inevitable. No nos equivoquemos: no hay forma de volver a la normalidad. Algunas personas creen que después de esto todo volverá a ser como antes. Están equivocados, esta crisis es diferente. Esta no es una crisis cíclica, sino estructural. No volveremos a la vieja normalidad. Tenemos que dar forma a una nueva normalidad. Estamos en un período de transformación de la historia. Tenemos que entender eso y no solo decirlo. Pero tenemos que sacar todas las consecuencias de eso, incluso en nuestro estado mental y cómo reaccionamos a los problemas.

Vemos desde los primeros resultados que es posible.

Y todos sabemos por experiencia que es necesario.

En este momento, con una recuperación frágil, el mayor riesgo a la baja que veo es político: falta de estabilidad y falta de determinación. En los últimos años hemos visto que cualquier cosa que ponga en duda el compromiso de los gobiernos con la reforma se castiga instantáneamente. En el lado positivo, las decisiones firmes y convincentes tienen un impacto importante e inmediato.

En esta fase de la crisis, el trabajo de los gobiernos es brindar la certeza y previsibilidad de las que aún carecen los mercados.

Seguramente, todos ustedes conocen a Justus Lipsius. Justus Lipsius es el nombre del edificio del Consejo en Bruselas. Justus Lipsius fue un erudito humanista muy influyente del siglo 16, que escribió un libro muy importante llamado De Constantia.

Escribió: "La constancia es una fuerza mental correcta e inamovible, que no se eleva ni se presiona con accidentes externos o casuales". Solo una "fuerza de la mente", argumentó, basada en el "juicio y la razón sólida", puede ayudarlo a superar tiempos confusos y alarmantes.

Espero que en estos tiempos, estos tiempos difíciles, todos, incluidos los representantes de los gobiernos reunidos en el edificio Justus Lipsius, demostremos esa determinación, esa perseverancia, a la hora de implementar las decisiones tomadas. Porque una de las cuestiones que tenemos es ser coherentes, no solo tomar decisiones, sino luego poder implementarlas sobre el terreno.

Honorables miembros,

Es natural que, en los últimos años, nuestros esfuerzos para superar la crisis económica hayan eclipsado todo lo demás.

Pero nuestra idea de Europa debe ir más allá de la economía. Somos mucho más que un mercado. El ideal europeo toca los cimientos de la sociedad europea. Se trata de valores, y subrayo esta palabra: valores. Se basa en una firme creencia en los estándares políticos, sociales y económicos, basados ​​en nuestra economía social de mercado.

En el mundo actual, el nivel de la UE es indispensable para proteger estos valores y estándares y promover los derechos de los ciudadanos: desde la protección del consumidor hasta los derechos laborales, desde los derechos de las mujeres al respeto por las minorías, desde los estándares ambientales hasta la protección de datos y la privacidad.

Ya sea defendiendo nuestros intereses en el comercio internacional, asegurando nuestro suministro de energía o restaurando el sentido de justicia de las personas luchando contra el fraude fiscal y la evasión fiscal: solo actuando como Unión ejercemos nuestro peso en el escenario mundial.

Ya sea buscando el impacto para el desarrollo y la ayuda humanitaria que brindamos a los países en desarrollo, administrando nuestras fronteras externas comunes o buscando desarrollar en Europa una sólida política de seguridad y defensa: solo integrando más podemos realmente alcanzar nuestros objetivos.

No hay duda de ello. Nuestra coherencia interna y relevancia internacional están indisolublemente vinculadas. Nuestra atracción económica y nuestra tracción política están fundamentalmente entrelazadas.

¿Alguien cree seriamente que, si el euro se hubiera derrumbado, nosotros o nuestros Estados miembros todavía tendríamos alguna credibilidad internacional?

¿Todos todavía se dan cuenta de cómo la ampliación ha sido un éxito en términos de curar las profundas cicatrices de la historia, estableciendo democracias donde nadie había pensado que fuera posible? ¿De qué manera la política de vecindad fue y sigue siendo la mejor manera de proporcionar seguridad y prosperidad en regiones de vital importancia para Europa? ¿Dónde estaríamos sin todo esto?

Hoy, países como Ucrania están más que nunca buscando vínculos más estrechos con la Unión Europea, atraídos por nuestro modelo económico y social. No podemos darles la espalda. No podemos aceptar ningún intento de limitar las elecciones soberanas de estos países. El libre albedrío y el libre consentimiento deben ser respetados. Estos son también los principios que se encuentran en la base de nuestra Asociación Oriental, que queremos llevar adelante en nuestra cumbre en Vilnius.

¿Y todos todavía recuerdan cuánto sufrió Europa en sus guerras durante el siglo pasado y cómo la integración europea fue la respuesta válida?

El año que viene será un siglo después del inicio de la Primera Guerra Mundial. Una guerra que desgarró a Europa, desde Sarajevo hasta el Somme. Nunca debemos dar la paz por sentado. Debemos recordar que es debido a Europa que los antiguos enemigos ahora se sientan en la misma mesa y trabajan juntos. Es solo porque se les ofreció una perspectiva europea que ahora incluso Serbia y Kosovo llegan a un acuerdo, bajo la mediación de la UE.

El Premio Nobel de la Paz del año pasado nos recordó ese logro histórico: que Europa es un proyecto de paz.

Deberíamos ser más conscientes de ello nosotros mismos. A veces pienso que no deberíamos avergonzarnos de estar orgullosos. No arrogante. Pero más orgulloso. Debemos mirar hacia el futuro, pero con una sabiduría que obtuvimos del pasado.

Permítanme decirles esto a todos aquellos que se alegran de las dificultades de Europa y quieren hacer retroceder nuestra integración y volver al aislamiento: la Europa preintegrada de las divisiones, la guerra, las trincheras, no es lo que la gente desea y merece. El continente europeo nunca en su historia ha conocido un período de paz tan largo como desde la creación de la Comunidad Europea. Es nuestro deber preservarlo y profundizarlo.

Honorables miembros,

Es precisamente con nuestros valores que abordamos la insoportable situación en Siria, que ha puesto a prueba, durante los últimos meses, la conciencia del mundo de manera tan severa. La Unión Europea ha liderado la respuesta de ayuda internacional movilizando cerca de 1.5 millones de euros, de los cuales 850 millones proceden directamente del presupuesto de la UE. La Comisión hará todo lo posible para ayudar al pueblo sirio y a los refugiados en los países vecinos.

Recientemente hemos sido testigos de eventos que pensamos que habían sido erradicados durante mucho tiempo. El uso de armas químicas es un acto horrendo que merece una clara condena y una enérgica respuesta. La comunidad internacional, con la ONU en el centro, tiene la responsabilidad colectiva de sancionar estos actos y poner fin a este conflicto. La propuesta de dejar fuera de uso las armas químicas de Siria es potencialmente un avance positivo. El régimen sirio debe demostrar ahora que lo implementará sin demora. En Europa, creemos que, en última instancia, solo una solución política tiene la posibilidad de lograr la paz duradera que se merece el pueblo sirio.

Honorables miembros,

Hay quienes afirman que una Europa más débil fortalecería a su país, que Europa es una carga; que estarían mejor sin él.

Mi respuesta es clara: todos necesitamos una Europa unida, fuerte y abierta.

En el debate que se está llevando a cabo en toda Europa, la pregunta final es: ¿Queremos mejorar Europa o abandonarla?

Mi respuesta es clara: ¡comprometámonos!

Si no te gusta Europa tal como es: ¡mejórala!

Encuentre formas de hacerlo más fuerte, interna e internacionalmente, y tendrá en mí a los más firmes partidarios. Encuentre formas que permitan la diversidad sin crear discriminaciones y estaré con usted en todo momento.

Pero no le des la espalda.

Reconozco: como cualquier esfuerzo humano, la UE no es perfecta.

Por ejemplo, las controversias sobre la división del trabajo entre los niveles nacional y europeo nunca terminarán de manera concluyente.

Valoro altamente la subsidiariedad. Para mí, la subsidiariedad no es un concepto técnico. Es un principio democrático fundamental. Una unión cada vez más estrecha entre los ciudadanos de Europa exige que las decisiones se tomen de la manera más abierta y lo más cercana posible a la gente.

No todo necesita una solución a nivel europeo. Europa debe centrarse en dónde puede aportar más valor. Cuando este no sea el caso, no debería inmiscuirse. La UE debe ser grande en cosas grandes y más pequeña en cosas pequeñas, algo que ocasionalmente hemos descuidado en el pasado. La UE debe demostrar que tiene la capacidad de establecer prioridades tanto positivas como negativas. Como todos los gobiernos, debemos cuidar la calidad y cantidad de nuestra regulación sabiendo que, como dijo Montesquieu, 'les lois inutiles affaiblissent les lois nécessaires'. ['Las leyes inútiles debilitan las necesarias'.]

Pero hay, miembros honorables, áreas de gran importancia donde Europa debe tener más integración, más unidad. Donde solo una Europa fuerte puede dar resultados.

Creo que la unión política debe ser nuestro horizonte político, como destaqué en el Estado de la Unión del año pasado. Esta no es solo la exigencia de un europeo apasionado. Este es el camino indispensable a seguir para consolidar nuestro progreso y asegurar el futuro.

En última instancia, la solidez de nuestras políticas, es decir, de la unión económica y monetaria, depende de la credibilidad del constructo político e institucional que la apoya.

Por lo tanto, hemos trazado, en el Plan de la Comisión para una Unión Económica y Monetaria profunda y genuina, no solo las características económicas y monetarias, sino también las necesidades, posibilidades y límites de profundizar nuestra configuración institucional a medio y largo plazo. La Comisión continuará trabajando para la implementación de su Plan, paso a paso, una fase tras otra.

Y confirmo, como se anunció el año pasado, la intención de presentar, antes de las elecciones europeas, más ideas sobre el futuro de nuestra Unión y la mejor manera de consolidar y profundizar el método y el enfoque comunitario a largo plazo. De esa manera, pueden estar sujetos a un verdadero debate europeo. Ellos establecerán los principios y orientaciones que son necesarios para una verdadera unión política.

Honorables miembros,

Solo podemos enfrentar los desafíos de nuestro tiempo si fortalecemos el consenso sobre los objetivos fundamentales.

Políticamente, no debemos dividirnos entre las diferencias entre la zona del euro y las que están fuera de ella, entre el centro y la periferia, entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. La Unión Europea debe seguir siendo un proyecto para todos los miembros, una comunidad de iguales.

Económicamente, Europa siempre ha sido una forma de cerrar las brechas entre países, regiones y personas. Y eso debe seguir siendo así. No podemos hacer el trabajo de los Estados miembros por ellos. La responsabilidad sigue siendo de ellos. Pero podemos y debemos complementarlo con la responsabilidad europea y la solidaridad europea.

Por ese motivo, el fortalecimiento de la dimensión social es una prioridad para los próximos meses, junto con nuestros interlocutores sociales. La Comisión presentará su comunicación sobre la dimensión social de la unión económica y monetaria en el 2 de octubre. La solidaridad es un elemento clave de lo que se trata ser parte de Europa, y algo de lo que enorgullecernos.

Salvaguardar sus valores, como el estado de derecho, es lo que se hizo a la Unión Europea, desde su inicio hasta los últimos capítulos de la ampliación.

En el discurso sobre el estado de la Unión del año pasado, en un momento de desafíos al estado de derecho en nuestros propios estados miembros, abordé la necesidad de tender un puente entre la persuasión política y los procedimientos de infracción selectiva, por un lado, y lo que yo llamo el opción nuclear del artículo 7 del Tratado, a saber, la suspensión de los derechos de los Estados miembros.

La experiencia ha confirmado la utilidad del papel de la Comisión como un árbitro independiente y objetivo. Debemos consolidar esta experiencia a través de un marco más general. Debería basarse en el principio de igualdad entre los estados miembros, activado solo en situaciones donde existe un riesgo grave y sistémico para el estado de derecho y activado por puntos de referencia predefinidos.

La Comisión presentará una comunicación al respecto. Creo que es un debate que es clave para nuestra idea de Europa.

Esto no significa que la soberanía nacional o la democracia estén restringidas. Pero necesitamos un mecanismo europeo robusto para influir en la ecuación cuando están en juego principios comunes básicos.

Hay ciertos valores no negociables que la UE y sus estados miembros deben y deben defender siempre.

Honorables miembros,

La polarización que resultó de la crisis representa un riesgo para todos nosotros, para el proyecto, para el proyecto europeo.

Nosotros, representantes políticos legítimos de la Unión Europea, podemos cambiar el rumbo. Ustedes, los representantes democráticos de Europa, elegidos por sufragio directo, estarán a la vanguardia del debate político. La pregunta que quiero plantear es: ¿qué imagen de Europa se les presentará a los votantes? ¿La versión sincera o la versión de dibujos animados? ¿Los mitos o los hechos? ¿La versión honesta y razonable, o la versión extremista y populista? Es una diferencia importante.

Sé que algunas personas dirán que Europa tiene la culpa de la crisis y las dificultades.

Pero podemos recordar a la gente que Europa no fue el origen de esta crisis. Resultó de una mala gestión de las finanzas públicas por parte de los gobiernos nacionales y de un comportamiento irresponsable en los mercados financieros.

Podemos explicar cómo ha trabajado Europa para solucionar la crisis. Lo que hubiéramos perdido si no hubiéramos tenido éxito en mantener el mercado único, porque estaba amenazado, y la moneda común, porque algunas personas predijeron el fin del euro. Si no hubiéramos coordinado los esfuerzos de recuperación y las iniciativas de empleo.

Algunas personas dirán que Europa está obligando a los gobiernos a recortar el gasto.

Pero podemos recordar a los votantes que la deuda pública se salió de control incluso antes de la crisis, no a causa de Europa sino a pesar de ella. Podemos agregar que los más vulnerables de nuestras sociedades, y nuestros hijos, terminarían pagando el precio si no perseveramos ahora. Y la verdad es que los países dentro o fuera del euro, en Europa o fuera de Europa, están haciendo esfuerzos para frenar sus muy agobiadas finanzas públicas.

Algunos harán campaña diciendo que hemos dado demasiado dinero a los países vulnerables. Otros dirán que hemos dado muy poco dinero a los países vulnerables.

Pero todos podemos explicar lo que hicimos y por qué: existe un vínculo directo entre los préstamos de un país y los bancos de otro país, entre las inversiones de un país y las empresas de otro país, entre los trabajadores de un país y las empresas de otro país. Este tipo de interdependencia significa que solo funcionan las soluciones europeas.

Lo que le digo a la gente es: cuando estás en el mismo barco, uno no puede decir: 'tu extremo del barco se está hundiendo'. Estábamos en el mismo barco cuando las cosas iban bien, y estamos juntos cuando las cosas se ponen difíciles.

Algunas personas pueden hacer campaña diciendo: Europa se ha apoderado de demasiado poder. Otros afirmarán que Europa siempre hace muy poco, demasiado tarde. Lo interesante es que a veces tenemos a la misma gente diciendo que Europa no está haciendo lo suficiente y, al mismo tiempo, no le está dando más medios a Europa para hacer lo que Europa tiene que hacer.

Pero podemos explicar que los estados miembros han confiado a Europa tareas y competencias. La Unión Europea no es una potencia extranjera. Es el resultado de las decisiones democráticas de las instituciones europeas y de los estados miembros.

Al mismo tiempo, debemos reconocer que, en algunas áreas, Europa todavía carece de poder para hacer lo que se le pide. Un hecho que fácilmente olvidan aquellos, y hay muchos por ahí, a los que siempre les gusta nacionalizar el éxito y europeizar el fracaso. En última instancia, lo que tenemos y lo que no tenemos es el resultado de una toma de decisiones democrática. Y creo que deberíamos recordárselo a la gente.

Damas y caballeros,

Señor presidente,

Honorables miembros,

Espero que el Parlamento Europeo asuma este desafío con todo el idealismo que posee, con tanto realismo y determinación como los tiempos nos exijan.

Los argumentos están ahí.

Los hechos están ahí.

Se ha establecido la agenda.

Dentro de ocho meses, los votantes decidirán.

Ahora, depende de nosotros defender el caso de Europa.

Podemos hacerlo usando los próximos meses de 8 para concluir todo lo que podamos. Todavía tenemos mucho por hacer.

Adoptar e implementar el presupuesto europeo, el MFP. Esto es fundamental para la inversión en nuestras regiones de toda Europa. Esto es indispensable para la primera prioridad que tenemos: luchar contra el desempleo, especialmente el desempleo juvenil.

Avanzar e implementar la unión bancaria. Esto es fundamental para abordar el problema de la financiación para las empresas y las PYME.

Estas son nuestras prioridades claras: el empleo y el crecimiento.

Nuestro trabajo no ha terminado. Está en su fase decisiva.

Porque, Señorías, las elecciones no solo serán sobre el Parlamento Europeo, ni sobre la Comisión Europea o sobre el Consejo o sobre esta o aquella personalidad.

Estarán sobre Europa.

Seremos juzgados juntos.

Así que trabajemos juntos, por Europa.

Con pasión y con determinación.

No olvidemos: hace cien años, Europa estaba caminando dormida en la catástrofe de la guerra de 1914.

El año que viene, en 2014, espero que Europa salga de la crisis hacia una Europa más unida, más fuerte y abierta.

Gracias por su atención.

Continuar leyendo
Anuncio

coronavirus

La Comisión aprueba un plan portugués de 500,000 euros para seguir apoyando al sector del transporte de pasajeros en las Azores en el contexto del brote de coronavirus

Publicado

on

La Comisión Europea ha aprobado un plan portugués de 500,000 € para seguir apoyando al sector del transporte de pasajeros en la Región de las Azores en el contexto del brote de coronavirus. La medida fue aprobada en el marco de las ayudas estatales Marco temporal. Sigue otro plan portugués para apoyar al sector del transporte de pasajeros en las Azores que la Comisión aprobó el 4 Junio 2021 (SA.63010). Según el nuevo régimen, la ayuda adoptará la forma de subvenciones directas. La medida estará abierta a empresas de transporte colectivo de pasajeros de todos los tamaños que operen en las Azores. El propósito de la medida es mitigar la repentina escasez de liquidez que enfrentan estas empresas y abordar las pérdidas incurridas durante 2021 por el brote de coronavirus y las medidas restrictivas que el gobierno tuvo que implementar para limitar la propagación del virus.

La Comisión constató que el régimen portugués se ajusta a las condiciones establecidas en el marco temporal. En particular, la ayuda (i) no superará los 1.8 millones de euros por empresa; y (ii) se otorgará a más tardar el 31 de diciembre de 2021. La Comisión concluyó que la medida es necesaria, apropiada y proporcionada para remediar una perturbación grave en la economía de un estado miembro, de conformidad con el artículo 107 (3) (b) TFUE y las condiciones del marco temporal. Sobre esta base, la Comisión aprobó la medida con arreglo a las normas de la UE sobre ayudas estatales. Se puede encontrar más información sobre el marco temporal y otras acciones tomadas por la Comisión para abordar el impacto económico de la pandemia de coronavirus. aquí. La versión no confidencial de la decisión estará disponible con el número de caso SA.64599 en el ayuda estatal registrarse en la Comisión página web del concurso una vez que se hayan resuelto los problemas de confidencialidad.

Anuncio

Continuar leyendo

Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE)

La UE colabora con otros países de la OCDE para proponer la prohibición de los créditos a la exportación para proyectos de energía a base de carbón

Publicado

on

Los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) celebran una reunión extraordinaria hoy (15 de septiembre) y jueves (16 de septiembre) para discutir una posible prohibición de los créditos a la exportación para proyectos internacionales de generación de energía a carbón sin medidas de compensación. Los debates se centrarán en una propuesta presentada por la UE y otros países (Canadá, República de Corea, Noruega, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos) a principios de este mes. La propuesta apoya la ecologización de la economía mundial y es un paso importante para alinear las actividades de las agencias de crédito a la exportación con los objetivos del Acuerdo de París.

Los créditos a la exportación son una parte importante de la promoción del comercio internacional. Como participante en el Acuerdo de la OCDE sobre créditos a la exportación con apoyo oficial, la UE desempeña un papel importante en los esfuerzos por garantizar la igualdad de condiciones a nivel internacional y garantizar la coherencia del objetivo común de combatir el cambio climático. La UE se ha comprometido a poner fin a las ayudas a los créditos a la exportación de carbón sin medidas compensatorias y, al mismo tiempo, se compromete a nivel internacional a una transición justa.

En enero de 2021, el Consejo de la Unión Europea pidió la eliminación gradual de los subsidios a los combustibles fósiles que dañan el medio ambiente en un calendario claro y una transformación global decidida y justa. hacia la neutralidad climática, incluida la eliminación gradual del carbón sin medidas compensatorias en la producción de energía y, como primer paso, el fin inmediato de toda financiación para nuevas infraestructuras de carbón en terceros países. En su Revisión de la Política Comercial de febrero de 2021, la Comisión Europea se comprometió a proponer el fin inmediato del apoyo crediticio a la exportación para el sector de la electricidad a carbón.

Anuncio

En junio de este año, los miembros del G7 también reconocieron que la inversión global continua en la generación de electricidad a carbón sin reducción era inconsistente con el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5 ° C y se comprometieron a poner fin al nuevo apoyo gubernamental directo para la generación de energía a base de carbón. internacionalmente para fines de 2021, incluso a través de fondos gubernamentales.

Anuncio
Continuar leyendo

EU

Semana por delante: el estado en el que nos encontramos

Publicado

on

La pieza principal de esta semana será el discurso sobre el estado de la UE (SOTEU) del presidente de la Comisión Europea, von der Leyen, ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Es una presunción tomada de los EE. UU., Cuando el presidente de los Estados Unidos se dirige al Congreso al comienzo de cada año exponiendo sus planes (y siempre ha sido así hasta la fecha) para el próximo año. 

Siempre me sorprende la autoconfianza estadounidense y la creencia casi indestructible de que Estados Unidos es la nación más grande del mundo. Aunque pensar que eres simplemente genial debe ser un estado mental agradable, el lamentable estado de los EE. UU. En tantos niveles en este momento me hace pensar que la mirada excesivamente crítica que los europeos miran a su suerte puede ser una perspectiva más saludable. Aún así, a veces sería bueno si pudiéramos reconocer las muchas ventajas de la UE y ser un poco más "europeos y orgullosos".

Es difícil medir cuánto interés ejerce SOTEU fuera de los más comprometidos con las actividades de la UE. Como regla general, los europeos, aparte de un pequeño grupo de los más devotos, no andan por ahí quejándose de cuán floreciente es la UE, o en general entusiasmados con su dirección. Si bien podríamos haber reflexionado sobre el contrafactual, el Reino Unido ha proporcionado a todos los ciudadanos de la UE una mirada muy cruda de "¿y si?" 

Anuncio

Mirando dónde el mundo, la UE parece estar en un estado más saludable que la mayoría, esto también tiene un significado literal este año, probablemente somos el continente más vacunado del mundo, hay un plan ambicioso para impulsar nuestra economía fuera de su recesión pandémica y el continente ha sacado la barbilla y ha decidido hacer nada menos que liderar al mundo en la lucha contra el cambio climático. Personalmente, siento una gran oleada de esperanza por el hecho de que parece que hemos decidido colectivamente que ya es suficiente con aquellos dentro de la UE que quieren retroceder en los valores democráticos y el Estado de derecho. 

Esta semana, la Comisión presentará varias propuestas: Vestager presentará el plan para la "Década Digital de Europa"; Borrell expondrá los planes de la UE para los vínculos con la región del Indo-Pacífico; Jourova describirá el plan de la UE para proteger a los periodistas; y Schinas presentará el paquete de la UE sobre respuesta y preparación para emergencias sanitarias. 

Por supuesto, es una sesión plenaria del Parlamento. Aparte del SOTEU, se debatirá la situación humanitaria en Afganistán y las relaciones de la UE con el gobierno talibán; la libertad de los medios de comunicación y el estado de derecho en Polonia, la Unión Europea de la Salud, la Tarjeta Azul de la UE para migrantes altamente cualificados y los derechos LGBTIQ son temas de debate.

Anuncio

Continuar leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Tendencias