Contáctenos

Cuerpo de Paz Europea

Conferencia Mundial de la Paz 2021: Promoción de la paz a través de la inclusión social

COMPARTIR:

Publicado

on

Usamos su registro para proporcionar contenido en las formas en que usted ha dado su consentimiento y para mejorar nuestra comprensión de usted. Puede darse de baja en cualquier momento.

Los representantes en la Conferencia de Paz Mundial (4-5 de diciembre) hicieron la siguiente Declaración de Paz de Dhaka.

  1. Nosotros, los representantes de gobiernos, legislaturas, academia, sociedad civil y medios de comunicación, reunidos aquí en la Conferencia Mundial por la Paz del 4 al 5 de diciembre de 2021, por la presente emitimos y suscribimos la siguiente Declaración de Paz de Dhaka.

    2. Reconocemos el tema de la Conferencia 'Promoción de la paz a través de la inclusión social' como un enfoque integral para reconstruir mejor, más verde y más fuerte a partir de la pandemia de COVID-19 que ha asolado nuestro mundo en los últimos años. Recordamos que la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible sigue siendo un modelo para la recuperación económica y el crecimiento inclusivo después de la pandemia. No debemos ceder en la diplomacia de la paz internacional para resolver los conflictos armados que siguen causando un sufrimiento sin sentido a millones de hombres, mujeres y niños en todo el mundo.
    3. Apreciamos el telón de fondo de la Conferencia en la que Bangladesh observa el 'Año Mujib' para conmemorar el 50º aniversario de su independencia y el centenario del nacimiento de su padre fundador, Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman. Recordamos que el viaje de Bangladesh durante las últimas cinco décadas es una validación para la emancipación y el empoderamiento de las personas como un camino para mantener la paz, promover el desarrollo sostenible y defender los derechos y libertades fundamentales.
    4. En esta ocasión, rendimos homenaje a Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman por su compromiso personal y contribuciones a la paz a lo largo de su ilustre carrera política. Reflexionamos sobre sus palabras cuando señaló la paz como la aspiración más profunda de todos los seres humanos, la identificó como esencial para la supervivencia y la prosperidad de todos los hombres y mujeres, y enfatizó que la paz duradera debe ser paz basada en la justicia.
    5. Agradecemos el liderazgo capaz demostrado por su sucesor político, el Primer Ministro Sheikh Hasina, al hacer progresar su legado con coraje y determinación. Su propia dirección de una "cultura de paz" en las Naciones Unidas sigue siendo la contribución característica de Bangladesh al discurso internacional sobre la paz y la seguridad humana.
    6. Recordamos la memoria de los mártires y víctimas de la Guerra de Liberación de Bangladesh en 1971, y reafirmamos nuestro compromiso de "nunca más" a la comisión de genocidios, crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad. Nos recordamos que, a pesar de nuestro compromiso, millones de personas en todo el mundo siguen siendo víctimas de esos crímenes internacionales, así como de una cultura de impunidad que impide la justicia y la rendición de cuentas por esos crímenes. Nos comprometemos a seguir adelante para poner fin a estas cobardes persecuciones e injusticias. Reconocemos la importancia de preservar la memoria de las atrocidades del pasado.
    7. Reiteramos nuestro compromiso permanente de promover y proteger los derechos humanos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y los tratados internacionales fundamentales de derechos humanos. Concedemos el mismo peso a los derechos civiles, culturales, económicos, políticos y sociales en nuestra búsqueda por construir sociedades pacíficas, justas e inclusivas. Reconocemos el inestimable trabajo realizado por los mecanismos de derechos humanos de la ONU, incluido el Consejo de Derechos Humanos. Nos comprometemos a garantizar la protección de los defensores de los derechos humanos. Hacemos hincapié en que los agentes humanitarios tengan acceso sin trabas para cumplir con sus mandatos. Instamos a que las instalaciones médicas y educativas se mantengan fuera de peligro bajo cualquier circunstancia.
    8. Subrayamos la primacía del derecho internacional humanitario en tiempos de guerra y de paz. Seguimos apegados a los principios de protección y asistencia internacional para refugiados y apátridas en todo el mundo. Renovamos nuestro compromiso con el desarme y la no proliferación internacionales en el contexto de una carrera armamentista mundial cada vez más intensa. Renunciamos al uso o amenaza de uso de todas las armas de destrucción masiva, es decir, nucleares, químicas y biológicas. Denunciamos el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones. Vemos mérito en trabajar a través de compromisos comunitarios para prevenir el extremismo violento. Debemos unir nuestras fuerzas combinadas contra las redes delictivas transnacionales que se aprovechan de innumerables víctimas.
    9. Destacamos la importancia de la democracia, la buena gobernanza y el estado de derecho como factores críticos para la paz y la estabilidad. Valoramos el papel que desempeñan los parlamentos nacionales y las instituciones gubernamentales locales para dar voz a las legítimas demandas y aspiraciones de las personas. Condenamos el colonialismo, la ocupación ilegal y la toma del poder sin autorización bajo cualquier pretexto. Reconocemos el papel del establecimiento de la paz, la consolidación de la paz y la mediación para prevenir y poner fin a los conflictos. Felicitamos al personal de mantenimiento de la paz de la ONU por su dedicación y servicios, y mantenemos nuestra fe en la agencia de mujeres y jóvenes para garantizar la paz y la seguridad.
    10. Subrayamos la necesidad de la justicia social y el desarrollo inclusivo como pilares centrales de una sociedad estable, pacífica y equitativa. Nos comprometemos a salvaguardar el derecho al empleo de todos los adultos en un mundo laboral cambiante y a trabajar por un entorno propicio para el trabajo decente en todos los sectores. Exigimos políticas y medidas legales adecuadas para brindar protección social, abordar las desigualdades, promover inversiones sólidas y conservar el medio ambiente. Reconocemos el papel fundamental que desempeña el sector privado en la promoción del orden social y el progreso. Necesitamos un sistema de comercio multilateral basado en normas como factor de paz internacional. Compartimos nuestra determinación común de promover una migración segura, ordenada y regular. Debemos asegurarnos de que los desplazados forzosos regresen a sus hogares en condiciones de seguridad y dignidad.
    11. Debemos seguir trabajando para redimir nuestro compromiso de 'no dejar a nadie atrás'. Debemos continuar nuestra batalla colectiva contra la pobreza, el hambre, las enfermedades, la desnutrición, el analfabetismo, la falta de vivienda y todos los flagelos que comprometen la paz y la seguridad. Debemos crear mejores oportunidades para la participación política y económica de las mujeres. Debemos redoblar nuestros esfuerzos para prevenir todas las formas de violencia y explotación contra los niños. Debemos prestar más atención a las necesidades especiales de los ancianos, las personas con discapacidad y las personas indígenas para su participación significativa en las sociedades. Tenemos la responsabilidad de cumplir con los compromisos de desarrollo acordados internacionalmente, incluidos el financiamiento, el acceso a innovaciones y la transferencia de tecnología.
    12. Nos suscribimos a los mensajes de paz subyacentes y eternos en todas las religiones, creencias y sistemas de creencias. Creemos en las oportunidades para una interfaz y una difusión continuas entre civilizaciones y sistemas de valores. Rechazamos los intentos de asociar cualquier religión, credo o etnia con el terrorismo y el extremismo violento. Denunciamos toda forma de violencia y abuso por motivos de raza, color o género. No debemos dejar espacio para campañas de xenofobia, corrupción y desinformación. Condenamos inequívocamente la violencia comunitaria o sectaria.
    13. Valoramos y apreciamos nuestras diversas culturas, idiomas y tradiciones como nuestro patrimonio inmaterial compartido. Nos comprometemos a fomentar la conectividad humana a través de la educación, los estudios éticos, las ciencias, las artes, la música, la literatura, los medios de comunicación, el turismo, la moda, la arquitectura y la arqueología para construir puentes entre fronteras y naciones. Necesitamos forjar un consenso global para promover un comportamiento responsable en el ciberespacio, con salvaguardas especiales para nuestros niños y jóvenes. Debemos esforzarnos por construir defensas contra las guerras y los conflictos en todas las mentes humanas, y fomentar el respeto y la tolerancia entre nosotros recurriendo a nuestra humanidad común. Debemos preparar a nuestras generaciones futuras como verdaderos ciudadanos del mundo, particularmente a través de la educación para la paz. Instamos a la ONU a promover activamente la idea de ciudadanía global.
    14. Seguimos sensibilizados con los crecientes desafíos ecológicos, de seguridad y de desplazamiento que plantea el cambio climático y nos comprometemos a mejorar la acción climática para un futuro pacífico y sostenible de nuestro planeta. Debemos unir fuerzas para mantener nuestros océanos y alta mar, el espacio ultraterrestre y las regiones polares libres de conflictos armados y disputas. Necesitamos poner los diversos componentes y manifestaciones de la Cuarta Revolución Industrial al servicio de nuestro bienestar común. Debemos invertir en la seguridad de la salud y hacer que los tratamientos y vacunas de calidad y asequibles estén disponibles para todos. Visualizamos un mundo donde las desigualdades globales existentes ya no persisten y donde la paz y la no violencia prevalecen como derechos inalienables.
    15. No podemos perder de vista el hecho de que la ausencia de paz en el mundo implica ausencia de paz en todas partes. Debemos depositar nuestra fe y confianza en el espíritu del multilateralismo. Deseamos ver la cortesía de las naciones adaptadas al propósito de nuestras realidades globales en evolución. Reconocemos el papel de la cooperación regional en el fomento de la confianza, el entendimiento y la cohesión entre los pueblos. Esperamos establecer un orden mundial que prospere en armonía con todo nuestro ecosistema planetario. Buscamos recurrir a nuestras virtudes humanas esenciales de amor, compasión, tolerancia, bondad, empatía y solidaridad para lograr una paz y seguridad duraderas.
    16. Hacemos un voto solemne en esta Conferencia Mundial de la Paz de hacer nuestra parte desde nuestros respectivos puntos de vista para promover las causas de la paz y la inclusión social, los derechos y libertades fundamentales y el desarrollo sostenible. Tomamos nota del llamado a la continuación de esta iniciativa de Bangladesh para difundir el mensaje de paz y amistad a una audiencia global más amplia, incluso mediante la creación de una plataforma para reunir a los participantes. Agradecemos al gobierno y al pueblo de Bangladesh por su amable hospitalidad y por apoyarnos en torno a sus ideales compartidos y su visión de paz.

Comparte este artículo:

EU Reporter publica artículos de una variedad de fuentes externas que expresan una amplia gama de puntos de vista. Las posiciones adoptadas en estos artículos no son necesariamente las de EU Reporter.
Anuncio
Anuncio

Tendencias